InternacionalOpinión

Antes de la guerra

Eric Cícero Landívar Mosiño

Abogado y Politólogo. Magister en Derecho Constitucional y Autonomías. Experto en materia electoral

Escucha la noticia

El mundo se encuentra en vilo por el enfrentamiento bélico que se está desarrollando entre los países de Rusia y Ucrania, a raíz de la invasión del primero al segundo.

Más allá de cualquier argumento, la significancia principal de esta guerra radica en el riesgo de que pueda desencadenar una tercera guerra mundial, que produciría consecuencias obviamente negativas e irreparables en una mayor dimensión o escala que las dos anteriores.

Para analizar eventos de tal relevancia, siempre es oportuno y bastante práctico analizar los antecedentes. No nos referimos a la histórica y compleja relación ruso-ucraniana de la que ya bastante se ha dicho, sino específicamente a la trayectoria de quien es identificado como el principal actor (responsable) de la guerra. Nos referimos por supuesto al presidente ruso: Vladimir Putin.

Putin accedió a su primer mandato como presidente de Rusia el año 2000 con un gran respaldo popular que superó el 50% de los votos; porcentaje que posteriormente fue superado en su primera reelección el año 2004, lo que le permitió continuar en la presidencia de su país por un segundo periodo.

Para las siguientes elecciones del año 2008, Vladimir Putin se vio imposibilitado de competir debido a los límites señalados en la constitución de su país que establecía la posibilidad de ser reelecto de manera inmediata solo por una vez, lo cual ya había sucedido el año 2004.

En ese entonces, Putin no adujo que la reelección indefinida era un derecho humano, tal como lo hizo Daniel Ortega en Nicaragua y Evo Morales en Bolivia, sino que promovió la candidatura a la presidencia de una de las principales figuras de su gobierno, Dmitri Medvédev, quien una vez electo y casi de manera inmediata nombró a Vladimir Putin como Primer Ministro, lo cual fue visto como una “jugada política” para seguir gobernando “detrás del trono”.

Durante la presidencia de Medvédev, su gobierno promovió la ampliación del mandato presidencial de cuatro años a seis, prácticamente preparando el terreno para un futuro retorno de Vladimir Putin al cargo.

Bajo esta nueva regla, Putin fue electo para un tercer mandato el año 2012 y seis años después reelecto para un cuarto mandato, asegurando su permanencia en el poder hasta el año 2024. Sin embargo, el año 2020 promovió una nueva reforma constitucional en la que se mantuvo la reelección inmediata del presidente por una sola vez, es decir dos mandatos consecutivos, pero en el caso de Putin no se computarían los mandatos anteriores; emulando de esta manera a lo que hicieran en su momento Alberto Fujimori en el Perú y Evo Morales en Bolivia para alargar su permanencia en el poder.

Con esta modificación, Vladimir Putin podría aumentar sus años como presidente de Rusia por doce años más, es decir hasta el año 2036. Para ese entonces, tendría ochenta y tres años de edad.

Hoy en día muchos comparan a Putin con Hitler. Pero en realidad, se lo podría comparar con muchos autócratas que en la historia de la humanidad han seguido el mismo patrón para intentar permanecer a la cabeza del poder político en su país a cualquier costo, incluyendo la guerra.

Sin duda alguna, en el caso de las guerras que se suscitan pueden existir otras connotaciones que las provocan, pero la presencia de un autócrata detrás de las mismas es también un parámetro repetitivo y coincidente en muchas de ellas.

Esto representa una prueba más de que un poder indeterminado en el tiempo siempre resultará ser peligroso y dañino no solamente para la vigencia de la democracia sino también para la seguridad de un país y, en algunos casos extremos, hasta del mundo entero.

*La opinión expresada en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no representa necesariamente la posición oficial de Publico.bo


Cuentanos si te gustó la nota

100% LikesVS
0% Dislikes

Eric Cícero Landívar Mosiño

Abogado y Politólogo. Magister en Derecho Constitucional y Autonomías. Experto en materia electoral

Publicaciones relacionadas