InternacionalPublico.bo

Relaciones con Bolivia: ¿qué proponen los candidatos chilenos?

Escucha la noticia

Desde proyectos de integración económica hasta una zanja fronteriza, pasando por la promesa de firmar un acuerdo internacional que beneficia a los países mediterráneos, la oferta de los postulantes presidenciales de Chile, que se medirán en las urnas este domingo, toca de un modo u otro los intereses de Bolivia.

Entre los punteros, con mayores probabilidades de pasar a la segunda vuelta, se encuentra el conservador José Antonio Kast, que ha sugerido la implementación de una zanja en las fronteras con Bolivia y Perú, aunque posteriormente matizó la posición diciendo que plantea “cerrar sólo los pasos fronterizos ilegales”.

Su principal contrincante es el izquierdista Gabriel Boric, que en 2013 y 2018 dijo estar “por una salida al mar para Bolivia”. Sin embargo, en la presente campaña remarcó que “la soberanía no se negocia”. Boric ha avalado la narrativa sobre el supuesto “golpe de Estado” en el 2019, por lo que podría ser un aliado político de la actual administración boliviana, contrariamente a Kast, crítico de los gobiernos alineados con el Grupo de Puebla.

Más abajo en las encuestas vienen el oficialista Sebastián Sichel y la democristiana Yasna Provoste, por la centroderecha y la centroizquierda, respectivamente. Tanto Sichel como Provoste (y también Boric) han prometido firmar el Acuerdo Internacional de Escazú, que en una cláusula establece un trato preferencial a los países mediterráneos, lo que podría beneficiar eventualmente a Bolivia.

Empatando a Sichel y Provoste viene el economista centrista Franco Parisi, en cuyo programa se encuentran varios proyectos de integración económica que tienen en cuenta a nuestro país, como el de impulsar “un hub de minería entre Chile, Argentina y Bolivia”, varios corredores bioceánicos y una zona franca bancaria en torno a Arica, para “captar recursos del sur del Perú y del oeste de Bolivia”. 

Penúltimo en las encuestas está otro candidato de izquierda, Marco Enríquez-Ominami, que en el 2014 y 2017 se había mostrado favorable a la demanda marítima boliviana. Al igual que Boric, modificó su postura en la presente campaña electoral, señalando que “nadie puede entregar mar a Bolivia” y que “la Constitución actual prohíbe la entrega de territorio y la nueva también lo hará”. No obstante, Ominami propone que se negocie la salida de gas boliviano a través de Chile.

Teniendo en cuenta que el gobierno que surja tras la segunda vuelta deberá ser de coalición, puede darse que Parisi y Sichel influyan sobre una hipotética administración de Kast para una política exterior más pragmática hacia Bolivia. Igualmente, las propuestas de Provoste y Ominami podrían acabar teniendo cierta cabida en una virtual presidencia de Boric.   

 


Cuentanos si te gustó la nota

100% LikesVS
0% Dislikes

Publicaciones relacionadas