InternacionalOpinión

Riesgos para la democracia: tareas pendientes en Latinoamérica

La democracia es acechada por el influjo del autoritarismo pero también por el mal desempeño de la clase dirigente y su desconexión de asuntos que exigen atención. Este artículo explica tres temas que requieren espacio en la agenda política

Escucha la noticia

Por Ángel Arellano y Alejandro Guedes

Decir que la democracia está en recesión no es una sentencia alarmista. Constituye un diagnóstico evidente. A las debilidades propias de los regímenes democráticos, debemos agregar la influencia de factores exógenos. El autoritarismo global que opera por la vía económica y a través del soft y sharp power, junto con las plataformas mediáticas, académicas e intelectuales en la región, buscan generar simpatía hacia democracias diferentes.

Pero la democracia latinoamericana también está acechada por el mal desempeño de la clase dirigente y las instituciones que no han podido encarar tareas pendientes para recobrar su perfil y afrontar los retos del futuro.

Tareas pendientes

La institucionalidad democrática de los países latinoamericanos y las instancias de coordinación internacional tienen asuntos por incluir en la agenda de discusión. El contexto es adverso por la crisis económica pospandémica y la guerra entre una potencia autoritaria (Rusia) y un país que busca acogerse a Occidente (Ucrania). Sin embargo, no debería restar importancia a la necesidad de reformas políticas y una mayor defensa de los ideales democráticos ante semejantes desafíos.

La democracia no se puede dar por sentada. No existe por inercia. La democracia es una construcción constante. Protegerla requiere de observación, reflexión y acción. La economía no es el único indicador a tener presente, y no solo con seguridad se logra la estabilidad social. Si bien estas dos variables explican buena parte de las crisis sociales que vive la región, otros asuntos también requieren conversación.

Este artículo pone el foco en tres temas sensibles en materia de riesgo político que todo gobernante latinoamericano debería tener sobre el escritorio: 1) confianza en el sistema democrático, 2) emergencia ambiental y 3) migraciones intrarregionales.

Para mejorar la perspectiva, recurrimos a tres informes regionales relevantes: Latinobarómetro (2021), El apoyo ciudadano a la democracia en América Latina, de Lapop y Diálogo Político (2022), y Riesgo político en América Latina de la Universidad Católica de Chile (2022).

1. Confianza en la democracia

La principal amenaza a la democracia y a la recuperación de la confianza en el sistema político es el ascenso de las autocracias. En la actualidad, se trata de nuevos modelos de autocracia, que arman un sistema a medida, cuidando de una forma tramposa las formas esenciales de la democracia (elecciones periódicas), mientras un único sector controla todos los poderes y ataca las libertades.

Hoy día son comunes los casos de deterioro democrático en los que se evidencia que, una vez en el poder, hay gobernantes que toman acciones para erosionar la división de poderes y el equilibrio institucional. Esta situación ha sido ampliamente abordada por Moisés Naím en su más reciente libro, La revancha de los poderosos (Debate, 2022). Naím habla de los autócratas 3P, es decir, que hacen uso del populismo, la polarización y la posverdad.

Lamentablemente, como se explica en el informe Riesgo político en América Latina (2022), «los mecanismos regionales creados para la protección de la democracia, como la Carta Democrática Interamericana, no están actualizados para afrontar estas amenazas, por lo que requieren de urgentes precisiones y modernización para incrementar la eficiencia en su objetivo». He ahí una primera tarea que urge revisar: el alcance y efecto de los acuerdos internacionales en defensa de la democracia.

En el libro Cómo mueren las democracias (Debate, 2018) Levitzky y Ziblatt hacen especial hincapié en este tipo de líderes autoritarios que arremeten contra las instituciones desde dentro. A menudo no tienen necesidad de dar golpes de Estado en el sentido clásico. En cambio, tienen el mismo resultado: degradar las instituciones y anular a la oposición.

Para empeorar el cuadro, un viejo enemigo de la democracia está ganando más espacio: el fantasma de los golpes militares. En la región ha avanzado la simpatía por la posibilidad de convalidar un golpe militar si esto garantiza que todo seguirá igual.

De acuerdo con Latinobarómetro (2021), a un 51% de los ciudadanos latinos no le importaría que un gobierno no democrático llegara al poder si resuelve los problemas. En 2002 este porcentaje era de un 44%.

Apoyo a la democracia en las Américas, 2021 | Fuente: Barómetro de las Américas (2021).

2. Emergencia ambiental

El cambio climático, la escasez de agua y la contaminación son temas ausentes en la agenda de discusión política latinoamericana. No destacan entre los principales asuntos sobre los que conversan los gobernantes en cumbres regionales ni encabezan las agendas bilaterales.

Países como México, Chile y Nicaragua ya consumieron más del 60% de sus reservas de agua. Este dato, entre otros, es más ignorado que conocido. Tampoco tiene prioridad el debate sobre la ausencia de control a prácticas ilícitas ampliamente extendidas en el territorio de la región.

Por ejemplo, la minería ilegal en los países andinos, la destrucción de la selva virgen en Venezuela, la tala, la quema y la ganadería extensiva en el Amazonas brasilero, en Argentina o Paraguay, los mares de plástico en Centroamérica o las montañas de desecho textil en el desierto de Atacama en Chile.

Todo esto también incrementa el riesgo político. ¿Por qué? De acuerdo con el informe Riesgo político en América Latina, la falta de políticas efectivas y acuerdos regionales que organicen una gobernanza decidida en torno al tema, incrementa «el riesgo de transitar a escenarios de mayor escasez, principalmente de bienes públicos como el acceso al agua, un mayor impacto de los desastres naturales y, en definitiva, agravar la vulnerabilidad de los países ante sus efectos».

La percepción ciudadana respecto al cuidado del ambiente en Latinoamérica ha tenido un descenso drástico. Los datos de Latinobarómetro muestran que en 2015 un 49 % de los latinos consideraba garantizada la protección del medio ambiente, y en 2020, esta cifra bajó a un 38 %.

Garantía de la protección del medio ambiente, 2007-2020 | Fuente: Latinobarómetro (2021).

3. Migraciones internas

La explosión de la migración interna en Latinoamérica, cuyo máximo exponente desde 2015 es el éxodo venezolanoexige repensar la migración intrarregional como fenómeno y las normativas para regularizar la circulación y las residencias de los ciudadanos migrantes en general. La pandemia generó una contención del flujo migratorio entre los diferentes países. Sin embargo, tanto los caminos y pasos irregulares como las solicitudes de refugio y asilo siguieron su curso.

A medida que las políticas de flexibilización han permitido la reapertura de fronteras, los caudales migratorios vuelven a su tamaño prepandemia. La falta de coordinación intrarregional, la escasez de recursos para abordar el tema y la debilidad de los Estados para organizar el movimiento migratorio son una falencia que en los últimos años han incrementado el riesgo político de este asunto.

Las grandes movilizaciones de septiembre de 2021 contra los migrantes venezolanos en Iquique, al norte de Chile, son similares a las que se han registrado con frecuencia en Colombia, Perú y Ecuador.

Esta marea alta de xenofobia es una expresión de la tensión social generada por los inesperados flujos migratorios que no parecen cesar en el corto plazo. El tema requiere un posicionamiento jerárquico en la agenda intergubernamental con miras a generar mecanismos mancomunados que permitan articular soluciones a los movimientos migratorios actuales y futuros.

Elementos que agregan complejidad son: el movimiento migratorio en la frontera sur de Estados Unidos con México, la nueva ola de migrantes cubanos que huyen de la crisis en la isla y los desplazados por la violencia en Centroamérica. Si bien son temas más notorios en la prensa, no encabezan las agendas de encuentros multilaterales en la región.

A contrapelo de esto, un estudio de Lapop Lab (2021), que entrevistó a 3083 personas en Brasil, Perú, Panamá, Ecuador, Colombia y Chile, arroja luz sobre la conciencia ciudadana de apoyar a los migrantes. El «56,6 % de los entrevistados indicaron algún nivel de acuerdo (respondiendo algo o muy de acuerdo) y apenas el 31,3 % indicaron algún nivel de desacuerdo». Según el informe, el «número de encuestados [latinoamericanos] que apoyan el acceso de los inmigrantes a servicios sociales financiados por el gobierno es mayor que el de quienes se oponen».

Porcentajes de migrantes intrarregionales por país, 2010, 2015, 2020 | Fuente: ONU (2010, 2015 y 2020, citados por Riesgo político en América Latina, 2022).

Más acción, más conciencia

La opinión pública refleja la pérdida de confianza en la democracia mientras, a la par, se incrementan los autoritarismos. Este fenómeno es tendencia a escala global. La coyuntura en la que estamos agrega dificultades adicionales que deben ser abordadas por los gobiernos democráticos.

El cambio climático trae aparejado catástrofes y dificultades que afectan de forma desigual a la población. Hace aún más precaria la vida de sectores ya vulnerables, como los campesinos, indígenas o pescadores.

A ello se agrega el fenómeno de los grandes flujos de migración intrarregional que carecen de regulaciones claras y acuerdos mancomunados que permitan dar garantías y salvaguardar derechos básicos de los migrantes.

Los tres asuntos descritos exigen su lugar en la agenda política de los países de la región y en sus espacios de coordinación internacional. La garantía más fiable de la democracia es su protección constante. Por esto, la élite dirigente no debería obviar estos llamados de atención.

*Este artículo fue publicado originalmente en dialogopolitico.org el 14 de junio de 2022

*La opinión expresada en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no representa necesariamente la posición oficial de Publico.bo


Cuentanos si te gustó la nota

50% LikesVS
50% Dislikes

Publicaciones relacionadas