OpiniónInternacional

Crecí en un sistema comunista. Esto es lo que en EEUU no entienden sobre la libertad

Sólo en un sistema de libre mercado podemos alcanzar realmente la libertad individual y el florecimiento humano

Escucha la noticia

Por Carmen Alexe1

La libertad individual sólo puede existir en el contexto del capitalismo de libre mercado. La libertad personal prospera en el capitalismo, decae en las economías reguladas por el gobierno y desaparece en el comunismo. Aparte de mejores políticas económicas y legislativas, lo que Estados Unidos necesita es un aprecio más intenso por la libertad individual y el capitalismo.

Nací y crecí en la Rumania comunista durante la Guerra Fría, un país en el que el gobierno era dueño de todos los recursos y medios de producción. El Estado controlaba casi todos los aspectos de nuestras vidas: nuestra educación, nuestros puestos de trabajo, la hora del día en que podíamos tener agua caliente y lo que se nos permitía decir.

Al igual que el resto de los países de Europa del Este, a Rumania se la llamaba a menudo país comunista. En la escuela nos enseñaban que era un país socialista. Su nombre antes de la revolución de 1989 para derrocar al régimen de Ceausescu era República Socialista de Rumania.

Desde el punto de vista económico, una pequeña parte de la propiedad seguía siendo privada. En un sistema comunista, toda la propiedad es del Estado. Así que si no era una verdadera economía comunista, su fuerte planificación central y la aplicación de un control totalitario sobre la ciudadanía rumana hicieron que esta nación se ganara con razón el título de país comunista.

A pesar de que Rumania era un país rico en recursos, había escasez por todas partes. La comida, la electricidad, el agua y casi todas las necesidades de la vida escaseaban. El edificio de apartamentos en el que vivíamos proporcionaba agua caliente para ducharse dos horas por la mañana y dos horas por la noche. Teníamos que ser rápidos y puntuales para no perder la oportunidad.

Los chicles Wrigley’s y el chocolate suizo eran una rara delicia para nosotros. Recuerdo lo feliz que era cuando tenía un paquete de chicles extranjeros o una barra de delicioso chocolate con leche. Normalmente los reservaba para ocasiones especiales.

El brillo de labios afrutado, el perfume francés y los vaqueros eran algunos de los artículos más populares que sólo se podían conseguir en el mercado negro y con las conexiones adecuadas. Dios bendiga a nuestros empresarios del mercado negro. Hicieron nuestra vida mejor. Nos dieron la oportunidad de comprar cosas que deseábamos mucho, cosas que no podíamos conseguir en las tiendas minoristas del gobierno que estaban medio vacías o llenas de productos feos y de mala calidad.

Las tiendas de comestibles no eran mejores. Lo entiendo, quizás no necesitábamos estar a la moda. Pero necesitábamos comer. Así que el viejo adagio rumano «La conciencia pasa por el estómago» tenía mucho sentido.

A finales de los años 70, la vida en Rumania empezó a deteriorarse aún más. La carne apenas era un alimento básico para el rumano promedio. En cambio, nuestros padres aprendieron a ser buenos preparando el hígado, el cerebro, la lengua y otros menudillos que la mayoría de la gente en Occidente ni siquiera consideraría probar.

Cuando la leche, la mantequilla, los huevos y el yogur estaban disponibles temporalmente, mi madre -como tantos otros vecinos- se levantaba a las 2 de la mañana para hacer cola y poder comprar esos productos. La tienda abría a las 6:00 a.m., así que si no estaba lo suficientemente temprano en la fila perdía la oportunidad.

En 1982, el Estado envió a sus discípulos a las casas de la gente para hacer el censo. Junto con eso, se implementó el racionamiento de alimentos. Para una familia de cuatro personas como nosotros, nuestra cuota racionada era de 1 kilo de harina y 1 kilo de azúcar al mes. Eso, si estaban disponibles y si teníamos la suerte de estar en el lugar y el momento adecuados cuando se distribuían.

El único canal de televisión que nos proporcionaba el gobierno se centraba a menudo en programas relacionados con la delincuencia y la pobreza en el mundo occidental. Al fin y al cabo, la gente era pobre y sufría por culpa del capitalismo, según nos decían, así que necesitábamos el socialismo y el comunismo para resolver las desigualdades de la humanidad.

Teniendo en cuenta las carencias creadas por la economía controlada por el gobierno de mi país natal, llegué a comprender y apreciar el capitalismo, el único sistema que tuvo el efecto más dramático en la elevación de la civilización humana.

La definición de capitalismo para los profanos es el sistema económico en el que las personas y las empresas se dedican a fabricar, comerciar e intercambiar productos y servicios sin la interferencia del gobierno. Un sistema capitalista de libre mercado funciona de manera más eficiente cuando no se ve alterado por la intervención del gobierno o del Banco Central en los mercados de crédito, la política monetaria y la fijación de los tipos de interés.

La propiedad privada y los derechos de propiedad privada son el núcleo del capitalismo.

En la escuela, aprendimos que la propiedad privada hace que la gente sea codiciosa y se considera perjudicial para la sociedad. La propiedad privada se asociaba al capitalismo, el sistema que según nuestros libros de texto había fracasado.

Rumania era rica en recursos naturales, pero la diferencia entre nuestro nivel de vida y el de los occidentales era dramática. Era un indicio del sistema económico defectuoso al que se adhirieron la mayoría de los países de Europa del Este durante la era soviética. Pero cabe preguntarse por qué había tanta pobreza cuando los recursos naturales son tan abundantes.

La economía es el estudio de la asignación de recursos escasos que tienen usos alternativos. Por lo tanto, la eficiencia es la principal preocupación cuando el objetivo es el progreso económico.

En un entorno de planificación centralizada, los diversos individuos del gobierno a los que se les asigna la tarea de planificar la economía no podrían saber cómo asignar adecuadamente los escasos recursos de toda una nación, por muy inteligentes o educados que sean. La escasez es una de las consecuencias de la mala asignación de los escasos recursos.

El mercado libre, sin embargo, a través de las múltiples interacciones espontáneas de empresas y consumidores, dirige la asignación de recursos a través del sorprendente proceso de la oferta y la demanda. Es precisamente gracias a los eventos de pérdidas y ganancias que se estimula la eficiencia económica.

Debido a sus incentivos al beneficio, el capitalismo fomenta la innovación. La innovación conduce al progreso y al aumento del nivel de vida. Pero el progreso y el clima que ofrece a los humanos un alto nivel de vida no pueden crearse sin el capital para transformar y convertir los recursos en los productos finales que nos dan la energía y los alimentos relativamente baratos, los teléfonos inteligentes, los gimnasios y, en general, la vida que actualmente nos permitimos. El capital se mueve en la dirección de menos regulación, menos intervención gubernamental y menos impuestos. En resumen, el capital se desplaza hacia donde hay más libertad económica.

Por el contrario, el comunismo, el socialismo, el fascismo o casi cualquier sistema controlado por el gobierno carece del incentivo del beneficio. Las personas, que son los recursos humanos, no tienen ningún deseo de dedicarse a un negocio en el que la recompensa no es alcanzable (a menos que se haga en los mercados negros). Aceptan que el Estado y sus compinches burocráticos les dicten su fe.

El capital se ahuyenta debido al alto riesgo asociado a los gobiernos que se dedican a controlar sus economías y, a menudo, a la corrupción. El nivel de vida general es dramáticamente más bajo que en la mayoría de los lugares capitalistas y la pobreza es mayor. En consecuencia, el país colectivista cae en una trampa económica y social de la que es difícil salir. Sólo el capitalismo puede salvar a una nación del fracaso de su planificación económica central.

Al igual que el antiguo estilo de vida soviético, recordemos lo que le preocupa diariamente a la típica familia venezolana de nuestros tiempos. La comida para poner en la mesa y la seguridad de sus hijos. Se levantan por la mañana preguntándose cuántas comidas podrán pagar ese día, de dónde sacarlas y cómo pagarlas.

Nosotros, los afortunados que vivimos en un sistema de mercado relativamente libre, no tenemos este tipo de preocupaciones. Vamos a trabajar, tenemos tiempo libre para estar en Facebook, ver la televisión, estar con nuestras familias, leer libros y disfrutar de algún que otro hobby. En resumen, tenemos la libertad personal de participar y disfrutar de una variedad de eventos de la vida gracias al capitalismo.

Pero hay otro motivo importante para desear vivir en una sociedad capitalista. Somos libres de crear e idear todo tipo de ideas de negocio, por muy locas que sean algunas. Como no tenemos que preocuparnos por el mañana, tenemos -o hacemos- tiempo para leer, explorar e innovar.

El capitalismo nos permite desafiarnos a nosotros mismos, tener objetivos y sudar para alcanzarlos. Nos da la libertad de probar cosas nuevas y explorar nuevas oportunidades. Nos da la posibilidad de crear más oportunidades. Nos ayuda a forjar un carácter fuerte, porque cuando lo intentamos, también fracasamos y sin el fracaso, ¿cómo sabemos que nos hemos equivocado? Sin el fracaso, ¿cómo sabemos que debemos hacer cambios?

Antes de emigrar a Estados Unidos, tuve que pasar por un riguroso proceso. Uno de ellos fue la entrevista de inmigración con el consejero estadounidense que, entre otras muchas preguntas, me preguntó por qué había escapado de Rumania y por qué quería venir a Estados Unidos. Mi respuesta corta fue la libertad. Luego planteó una pregunta interesante: «Si Estados Unidos pasara por un periodo de devastación económica con escasez similar a la de Rumania, ¿seguiría sintiendo lo mismo?». No lo pensé demasiado y dije: «Sí, por supuesto, mientras tenga libertad».

En retrospectiva, fue una respuesta tonta por mi parte. Después de varias décadas, llegué a creer que la condición humana de la libertad individual sólo puede existir en el contexto de los mercados libres. La escasez se crea por la intrusión del Estado en la compleja actividad de los mercados, ya sea por el control de los precios o la mala asignación de los recursos.

Cuando la escasez es lo suficientemente potente y prolongada como para afectar dramáticamente a la vida, la gente recurre a la revuelta. Las grandes revueltas exigen graves acciones gubernamentales que incluyen, entre otras, la erosión o la eliminación total de los derechos individuales (el derecho a la libertad de expresión y a portar armas), la institución de un Estado policial y la promulgación de un poderoso sistema de propaganda estatal. El capitalismo es el camino hacia los derechos individuales y la libertad que construyen los sólidos cimientos de una sociedad libre.

La respuesta corta es no. La mayor parte del mundo considera que el sistema estadounidense es capitalista. Basándome en mi breve definición de capitalismo, es obvio que no es del todo puro, y quiero aclarar que Estados Unidos no es un verdadero sistema capitalista de libre mercado.

La política económica del siglo XIX, con regulaciones limitadas e impuestos mínimos, atrajo el capital necesario a nuestro país. La Revolución Industrial supuso un avance espectacular en las condiciones humanas gracias al capital concentrado en la región. Estados Unidos perdió su primer puesto debido a la legislación de mayores regulaciones, impuestos y políticas proteccionistas.

Pero hoy seguimos disfrutando de algunos de sus frutos. En comparación con muchos países del mundo, todavía mantenemos rasgos capitalistas más fuertes que la mayoría, sin embargo Hong Kong, Singapur, Suiza, Nueva Zelanda y algunas otras naciones que lideran la libertad económica nos han superado (ver las últimas estadísticas).

Aparte de mejores políticas económicas y legislativas, lo que Estados Unidos necesita es una apreciación más intensa de la libertad individual y del capitalismo. Una idea tan descabellada no se adquiere a través de las escuelas públicas o al convertirse en funcionario público. Los jóvenes no necesitan más años de escolarización con más títulos universitarios sin valor y préstamos estudiantiles en mora. Estados Unidos necesita más emprendedores y empresarios. Necesita más gente con empuje y ambición, más emprendedores, más innovadores, más personas dispuestas a correr riesgos.

Empieza con unos padres cariñosos, implicados y dedicados que inculquen a sus hijos los valores de la responsabilidad personal y la gratificación retardada. Continúa con una educación que implica tanto la teoría como la práctica en entornos propicios para aprender a pensar de forma independiente y a adquirir habilidades para la vida y el trabajo. Evoluciona hacia una vida impulsada por un propósito y rica en aprendizaje y experiencias. Y esto puede ser sólo el comienzo de alcanzar la madurez intelectual para percibir el valor que el libre mercado y la libertad individual nos ofrecen a la mayoría de nosotros.

 


 

1escapó de la Rumania comunista durante la Guerra Fría. Su motivo era la libertad individual. Tiene cerca de 30 años en la industria de préstamos, actualmente trabaja como Consultora de Bienes Raíces Comerciales. 


Cuentanos si te gustó la nota

50% LikesVS
50% Dislikes

Publicaciones relacionadas