OpiniónInternacional

Nunca digas que el capitalismo no puede salvar a la libertad de expresión

La adquisición de Twitter por parte de Elon Musk pone en duda la suposición de que el gobierno es la única solución a la censura por Internet

Escucha la noticia

Por EFE.

Durante años, algunas personas que se oponen a la censura en las redes sociales han afirmado que el gobierno debe detenerla. Otros han argumentado que, aunque es un problema que las empresas distorsionen el discurso público, el libre mercado es una mejor solución que el Estado.

El CEO de Tesla, Elon Musk, que compró Twitter la semana pasada, es el ejemplo perfecto de que los actores privados pueden provocar un cambio en esta cuestión. Ya he escrito anteriormente que la solución al «capital woke» -empresas influyentes que utilizan su poder para promover una agenda política de izquierdas- es crear individuos lo suficientemente poderosos como para contrarrestarlo. En un mercado libre, el dinero es poder.

No es seguro que Musk vaya a cumplir todas sus promesas. Es posible que llegue a compromisos con otros asuntos de la directiva de Twitter que son menos proclives a la libertad de expresión que él. También ha expresado algunas excepciones sospechosas a su «absolutismo de la libertad de expresión». Pero, ¿por qué nadie trató esto como una posible solución antes de saltarle al gobierno como si fuese la única respuesta? Asumir que estas empresas serán inevitablemente como son ignora el cambio que se produce en un libre mercado, ya sea por la competencia o por acontecimientos como la adquisición de Elon Musk.

Se podría objetar que se necesita mucho dinero para comprar Twitter. ¿No debería ser más fácil cambiar las cosas?

Pero esto ignora el hecho de que las personas que actualmente dirigen estas empresas también tuvieron que trabajar para llegar a una posición alta. ¿Qué principio posibilita que personas con una determinada ideología construyan o se adueñen de las redes sociales, pero que sea demasiado difícil para sus oponentes? ¿Que reciben favores del gobierno? Eso no es exclusivo de ninguna ideología política.

También hay que tener en cuenta que (como escribí cuando Musk ocupó un puesto en el consejo directivo de Twitter) el hecho de que el gobierno regule las empresas de redes sociales no hace que este poder desaparezca, simplemente lo transfiere al Estado. Aunque la gente piense que esto signifique que «el pueblo» esté al mando, los principios de la elección pública de la economía significan que el gobierno es en realidad menos responsable y más monolítico que Twitter y Facebook.

Nota del editor: Esta es una versión de un artículo publicado en Out of Frame Weekly, un boletín electrónico sobre la intersección del arte, la cultura y las ideas. Luego fue publicado en FEE.org

Este artículo fue publicado originalmente en panampost.com el 13 de mayo de 2022

*La opinión expresada en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no representa necesariamente la posición oficial de Publico.bo


Cuentanos si te gustó la nota

50% LikesVS
50% Dislikes

Publicaciones relacionadas