OpiniónPolítica

Ganar y gobernar

Eric Cícero Landívar Mosiño

Abogado y Politólogo. Magister en Derecho Constitucional y Autonomías. Experto en materia electoral

Escucha la noticia

En el ejercicio democrático de la política existen dos tiempos fundamentales. Uno de ellos es el periodo electoral, que generalmente es corto e intenso; el segundo de ellos es el periodo de gobierno, que es más prolongado y complejo. Ganar una elección lleva a gobernar, pero también gobernar (bien o mal) puede llevar a ganar o perder una siguiente elección. Bajo esa perspectiva, los políticos deben entender que ganar una elección te puede dar la legitimidad de origen del poder, pero una buena gestión de gobierno te da la legitimidad en el ejercicio de éste.

Muchos políticos creen que ganar la elección equivale a tener un cheque en blanco, para hacer y deshacer a su antojo. No comprenden el hecho de que en realidad lo que están recibiendo es un mandato de la ciudadanía para cumplir con determinadas funciones, en beneficio del interés común. El político que cree que ganar la elección es suficiente para la legitimidad de su mandato está muy equivocado. Tiene el deber de cumplir con sus promesas electorales y esforzarse por tener una buena gestión para que su legitimidad de origen se convierta en legitimidad de desempeño.

La ciudadanía sabe diferenciar muy bien estos momentos, por ese motivo en la cultura popular existen cientos de expresiones jocosas para identificar a un político “cuando está en campaña” y “cuando está en el poder”. Pero también hay un mayor cansancio o hartazgo por esta situación.

El llamado “voto castigo” no resulta suficiente para enmendar un mal gobierno, porque es tardío y no recupera el tiempo desperdiciado en una mala gestión. A raíz de esto, es necesario establecer mayores medidas que garanticen el correcto ejercicio del poder. Más allá de las instituciones estatales, el control y la vigilancia ciudadana deben incrementarse. El ciudadano ya no debe limitarse solamente a ir a votar cada 4, 5 o 6 años. Deben existir otras herramientas necesarias para que el político entienda que ganar la elección no es suficiente.

Dentro de los sistemas electorales existen mecanismos como la revocatoria de mandato que tiene como resultado ratificar a un buen gobernante o remover a quien no ha cumplido con la legitimidad de desempeño. En Bolivia este mecanismo ya ha sido utilizado y también ha sido incorporado en la actual Constitución Política del Estado. Pero lamentablemente el diseño actual que se le ha dado (tal vez a propósito) es bastante complicado y burocrático. No cabe duda de que es necesario también analizar las ventajas y desventajas que puede tener este mecanismo, sobre todo en cuanto a la gobernabilidad o a lo costoso que es realizar una elección. Pero no deja de ser una importante medida para que los políticos sepan que pueden ser removidos de sus cargos con anterioridad a una futura competencia electoral contra otros candidatos, debido a su mala gestión.

También existe la posibilidad de separar las elecciones ejecutivas de las legislativas o, como en algunos países se conoce, realizar elecciones intermedias para la renovación parcial o total de los órganos legislativos. Más allá de otras connotaciones que puede tener esta medida, sobre todo referente al equilibrio de poderes, unas elecciones diferenciadas sirven también para reconocer una buena gestión o castigar a quienes no han cumplido con las expectativas de la gente, quitándole la confianza desde el legislativo.

Fuera del ámbito electoral, existe la rendición de cuentas a la que deben ser sometidos de manera periódica los gobernantes. Este mecanismo participativo es una buena práctica que permite además transparentar la gestión y el uso o destino de los recursos públicos. Un mal gobierno no está dispuesto a este tipo de medidas, pero deben ser consideradas como un derecho ciudadano y por tanto ser exigidas como tal.

En definitiva, existen diferentes mecanismos que se pueden utilizar para que los políticos comprendan que no basta con ganar una elección. Lo más importante es gobernar de manera correcta.

*La opinión expresada en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no representa necesariamente la posición oficial de Publico.bo


Cuentanos si te gustó la nota

67% LikesVS
33% Dislikes

Eric Cícero Landívar Mosiño

Abogado y Politólogo. Magister en Derecho Constitucional y Autonomías. Experto en materia electoral

Publicaciones relacionadas

Abrir chat
¿Quieres unirte al grupo de Whatsapp?
Hola 👋
Te invitamos a unirte a nuestro grupo de Whatsapp