OpiniónPolítica

La cobertura de los conflictos

Leticia Sáinz

Periodista

Escucha la noticia

Como muchos de ustedes, he seguido con cierto detalle la cobertura de la invasión rusa a Ukrania. Busco hechos que se detallan de manera muy similar en los grandes medios de comunicación e intento contrastarlos con otras informaciones de analistas y expertos que publican sus opiniones. Hasta ahí el ejercicio que cualquier persona, medianamente interesada en el curso que toma un hecho como este, hace cotidianamente.

Puede notarse de manera evidente, el esfuerzo que están haciendo los medios, especialmente los europeos y estadounidenses, para armar equipos de prensa, redactores, reporteros, productores, fotógrafos, etc. y entonces me viene a la mente la reflexión de cómo deben organizarse los medios cuando quieren – y deben – informar de un conflicto que afecta a los intereses de las mayorías en una sociedad.

Y sin ánimo de comparar ni la magnitud del conflicto ni las capacidades de los medios, hago el recuento de nuestra realidad nacional y la cobertura en relación a conflictos graves que nos afectan, por ejemplo, los avasallamientos, la violencia contra las mujeres, la pandemia, la crisis en la justicia entre otros.

Hay algunos denominadores comunes: la estrategia de desinformación del gobierno es evidente para todos los casos y la ausencia de contexto en las noticias también lo es. Se informa lo inmediato pero no se lo relaciona, casi nunca, ni con las causas ni con las consecuencias. El público debe sentir que cada lacerante noticia “es más de lo mismo” porque no se la conecta con nada.

Solamente para detenerse en el tema de la crisis en la justicia, no he visto la cobertura nacional de las sesiones de más de 12 horas en Estados Unidos para elegir a una miembro en la Corte Suprema de Justicia. Se revisan todas sus sentencias, su vida personal, sus decisiones profesionales y se le pide explicaciones. Kentanji Brown Jackson, si es ratificada por el Senado, deberá decidir sobre la vida de los ciudadanos que llegan a la Corte para dirimir un juicio y eso, se toma con mucha seriedad. Meritocracia pura y dura.

Sabemos que hay jueces en Bolivia que han liberado a delincuentes no solamente confesos sino sentenciados. ¿Cómo se eligió a esos jueces? ¿Quiénes son? ¿Se revisaron sus sentencias? ¿Qué antecedentes tienen? ¿Qué condena recibirán? ¿Qué hacen los mecanismos de nuestro sistema para hacer un seguimiento del desempeño de estos y otros jueces? ¿Cuándo se hace? ¿Quién y con qué periodicidad lo hace? Contexto y consecuencia.

En los casos de feminicidios y violencia contra las mujeres no es mejor. María Galindo ha estado desnudando las falencias pero sus denuncias solamente han tenido eco en las redes, los medios no siguieron lo que ella va mostrando en relación a estas debilidades del sistema para profundizar la información, ¿quién protege a los niños y niñas que quedan sin madre y sin padre?, ¿el Estado hace un seguimiento de sus vidas tan afectadas por la violencia? ¿Las denuncias de María tendrán algún efecto para mejorar el funcionamiento de estas entidades estatales a las que, desgraciadamente, debemos acudir cuando la tragedia de la violencia toca nuestras puertas?

Y en los de avasallamiento de tierras, el caso es muy similar. Vemos hordas de gente, armadas con todo tipo de instrumentos entrando a gritos a propiedades privadas y ocupando tierras que, en muchos casos, son reservas naturales que se van perdiendo en manos de la ignominia de este delito. ¿Y después? ¿En qué queda? ¿Quién cuida de este patrimonio que no es solamente de los bolivianos sino de la humanidad, como es el caso de los sitios Ramsar?

Con el desarrollo de la tecnología y la inmediatez con que se puede acceder a las noticias, los medios adquieren mucho más protagonismo porque son la referencia de lo que en realidad sucede y, si no lo contextualizan, si no intentan al menos analizar, no están cumpliendo con su misión.

Las noticias se diluyen en procesos que nunca sabemos cómo terminan, si es que terminan…

*La opinión expresada en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no representa necesariamente la posición oficial de Publico.bo


Cuentanos si te gustó la nota

100% LikesVS
0% Dislikes

Leticia Sáinz

Periodista

Publicaciones relacionadas