OpiniónSociedad

Los héroes mueren de pie

Lupe Cajias

Periodista e historiadora

Escucha la noticia

La misma generación Serrat, completada con hijos y nietos, es parte de otra generación también marcada por un español: la generación Nadal. Millones de personas que admiran al cantautor catalán porque no se dejó absorber por la vorágine de la farándula, siguen al tenista mallorquín que triunfa en la cancha y vence en ese mismo tiempo la batalla contra el dolor físico.

Ambos son ejemplos del esfuerzo como supremo valor para lograr la propia fortaleza; nada es regalado, todo es tallado. Declaraba hace poco Rafael Nadal que en el deporte hay victorias y derrotas, pero que para él lo principal es regresar al hogar con la seguridad de haber dado todo para jugar un buen partido.

Un buen partido, como todo en la vida, no es simplemente anotar puntos (o goles) sino mantener el respeto por el ocasional rival (sin patearle la canilla porque ganó la pelota); es saludar al pasapelotas con amabilidad; es festejar el buen juego del contrincante; es ganar jugando, es perder sonriendo, es festejar sin ningún tipo de excesos.

Joan Manuel y Rafa tienen la virtud de combinar talento y mérito: lo que la naturaleza les designó como heredad y la forma en la cual aprovecharon cada oportunidad. Al cuerpo y sus potencialidades, unen el equilibrio emocional (emotivo) y la claridad mental, la lucidez de cada instante vivido. Los públicos se enloquecen cuando los aplauden y victorean. La gente reconoce que la sencillez y la humildad son la mejor hoja de ruta para conseguir la felicidad.

Desde inicios del siglo, las posibilidades de asistir a un Gran Slam del tenis con categoría mundial cambiaron para una gran cantidad de aficionados en el mundo. La globalización, la concentración de medios de comunicación con inversiones de capitales millonarios tiene esa ventaja. Amamos y rechazamos a ESPN porque es una multinacional que dejó sin posibilidades de competir a los peces chicos como los programas deportivos bolivianos que ni juntando recursos podrían ser otra voz. Sin embargo, sin ESPN y otras grandes cadenas no llegarían a los televisores y redes esos encuentros de élite.

Al mismo tiempo, como pocas veces en la historia mundial del tenis, se juntaron en este ciclo desde 2005 grandes jugadores, sobre todo en la categoría de varones, que inmediatamente acumularon fanáticos en todo el mundo. Ahora mismo, los comentaristas especializados dudan que por lo menos en los próximos años se vuelva a encontrar en la cancha ese original perfil de campeones.

De todos ellos, Rafael Nadal, aquel casi adolescente melenudo y juguetón que llegó a levantar la copa desde su primera participación, avanzó paso a paso a ser una persona de calidad particular.

Su actitud en la cancha, su disposición a trabajar cada punto; su decisión de seguir en la batalla, a pesar del sudor, a pesar del marcador adverso, a pesar del dolor físico, lo convirtieron en leyenda.

Este año, sea en Australia o sea en Francia, Rafa mostró que en su lenguaje no existe la palabra “rendirse”. Sobre todo, su participación en el parisino Roland Garros se dio en medio de un contexto mundial cuando los villanos desataron la guerra y sus horrores, él se convierte en un ejemplo del otro rostro de la humanidad.

Hay héroes cuya única arma es una raqueta. Hay héroes que son ejemplo para los niños y jóvenes. Dejan todo en la cancha, viven y mueren de pie, sin quejidos ni lamentos, sin culpar al otro por sus desgracias.

*La opinión expresada en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no representa necesariamente la posición oficial de Publico.bo


Cuentanos si te gustó la nota

100% LikesVS
0% Dislikes

Lupe Cajias

Periodista e historiadora

Publicaciones relacionadas