DeFrenteSociedad
Tendencia

Enrique Fernández García: “Santa Cruz tiene una propuesta de convivencia basada en la modernidad y la solidaridad”

Enrique Fernández García habló sobre la propuesta de vida en común de Santa Cruz, la búsqueda permanente de la modernidad y los desafíos que tiene el modelo cruceño para proyectarse en los próximos años hacia su Quinto Centenario.

Escucha la noticia

“Podemos pensar lo que nos ofrece Santa Cruz desde un punto de vista racional. Es posible que formemos parte de una sociedad porque valoramos de manera positiva las condiciones que nos ofrece para desarrollarnos de manera satisfactoria. Analicemos qué nos ofrece Santa Cruz, buscando lo que destacaba Ortega y Gasset: cuál es el proyecto subjetivo de vida en común. La propuesta tiene que ver con aspectos ligados a la modernidad y a la solidaridad”, señaló.

Fernández García dijo que los países latinoamericanos han estado marcados por un proceso de modernización y que de la misma forma en Santa Cruz “se está transitando de lo tradicional a la modernidad. Hay elementos tradicionales que se van a mantener, como apreciar la música o la comida de estos lugares. Lo que sí corresponde es avanzar en la parte de la modernidad que tiene que ver con una obra político-institucional que favorece a la libertad, que limita el ejercicio del poder, con escenarios para la discusión y la tolerancia. Hay evidencias de avance en la parte económica, pero ciertos elementos de la parte política y cultural están por realizarse”.

“Existe una tendencia positiva en lo económico, relacionada con la iniciativa privada, con empresas que apuestan por la exportación y el libre comercio. En lo político ha existido una resistencia de ciudadanos frente a fenómenos autoritarios, como se vio en el 2019. Pero también hubo gente pidiendo la intervención de los militares ante resultados electorales adversos. En ciertas posturas liberales hay un reduccionismo económico, viendo el derecho de propiedad privada y nada más. También debemos pedir protección del derecho de acceso a la justicia. Se necesita una visión integral”, remarcó.

El abogado y filósofo opinó que la sociedad abierta es un objetivo por el que vale la pena luchar: “toda sociedad tiene minorías, élites que marcan el rumbo a seguir. El problema surge si esos grupos son cerrados y no hay circulación. Eso se traduce en determinados liderazgos con las mismas personas, sin admitir posibilidades de renovación. Tiene que haber apertura al conocimiento, a la crítica, la autocrítica y la ciencia. Hemos visto en la pandemia que tampoco hay un gran aprecio a la ciencia en todos los escenarios”.

Respecto al debate sobre el modelo cruceño, reiteró el cuestionamiento al reduccionismo económico, señalando que “no es posible entender la opción de Santa Cruz sin tener en cuenta la solidaridad. En su libro El corazón americano, Guy Sorman dice que Estados Unidos no se concibe sin la filantropía. Solidaridad que también podemos notar acá, con numerosas e importantes instituciones de beneficencia. Solidaridad que no ha sido impuesta por el Estado, sino que ha surgido de la sociedad civil y que puede ser reivindicada desde el punto de vista del liberalismo”.

Sobre la migración, destacó la necesidad de mantener “un espíritu abierto y valorar a los individuos”, condiciones que “permiten el engrandecimiento y la riqueza”. El ensayista puso como ejemplo a Estados Unidos, “marcado por la llegada de gente de distintos lugares”, y a la “época de esplendor de Argentina, antes de que se produzcan los problemas con el peronismo”.

“La discriminación y las visiones prejuiciosas también forman parte de la realidad social, pero es un problema cultural que puede ser afrontado y resuelto. Hay una propuesta de convivencia que es mucho más interesante que en otros lugares”, subrayó.

Fernández García recordó el artículo de 1966 del filósofo Manfredo Kempff Mercado, sobre Santa Cruz y la vida histórica, donde “pensaba sobre cuál era el futuro de Santa Cruz, diciendo que estaba encaminándose hacia el progreso. Para nosotros, significa relacionarnos con el mundo moderno. No sólo con fábricas, empresas e industrias, también en lo científico y lo cultural. Hemos avanzado en una dimensión de la modernidad, pero tenemos que ser modernos respecto a la cultura, lo que según Octavio Paz implica dos cosas: ser críticos y autocríticos”.

“En 1983, Herman Fernández escribió el artículo La frivolidad en el cruceño. Luego se publicó su famoso libro sobre la identidad cruceña. Era una invitación a la autocrítica. Lo importante es debatir, que exista una apertura para hablar no sólo de las grandezas, sino también de ciertas imperfecciones que pueden ser resueltas”, señaló.


Cuentanos si te gustó la nota

50% LikesVS
50% Dislikes

Publicaciones relacionadas