OpiniónPolítica

Buenas noticias para el periodismo

Leticia Sáinz

Periodista

Escucha la noticia

Dos buenas noticias tienen los periodistas en Santa Cruz. La primera, que la Fundación para el Periodismo instala una potente sucursal para formar y apoyar a los periodistas y, la segunda, que la Universidad Franz Tamayo abre la Facultad de Periodismo desde 2022. 

Por supuesto que ambas iniciativas sirven a todos los hombres y mujeres del oficio, para formarse, para mejorar sus herramientas de trabajo, para actualizarse y hacerlo de la mano de dos instituciones con larga e importante trayectoria. 

La Fundación para el Periodismo ha formado cientos de periodistas en talleres, foros, cursos e incluso una maestría. Con enorme esfuerzo, trajo a Bolivia a los más connotados y experimentados periodistas de otros países y contratado a los mejores del nuestro para compartir sus experiencias y orientarnos en muchas disciplinas periodísticas. 

De la mano de dos maestros del periodismo, Víctor Toro y después Gato Salazar en la presidencia del Directorio y bajo la conducción de Renán Estenssoro, la Fundación se ha convertido en una referencia de oportunidades y opciones para los periodistas bolivianos. Y, a pesar de lo difícil que puede ser lograr financiamientos para este cometido, ha seguido adelante, imparable, apoyando nuestro oficio y atrayendo a otros a su causa como a Renata Hoffman que milita en la iniciativa desde el inicio. 

Abrir una Facultad de Periodismo en una época en que incluso la importancia de los periodistas ha sido puesta en cuestión injustamente, por la explosión de las redes sociales y su democratización en el acceso a la información, no es una apuesta menor. 

La Universidad Franz Tamayo arriesga y aporta en un momento en que lo que más se necesita para tener una democracia sana, es una información confiable que es, básicamente,  tarea de los periodistas.  Choco Rivero estará a la cabeza de la nueva carrera. Más experiencia imposible después de sus 50 años en el oficio y varias décadas al mando de El Deber. 

Son, sin duda, buenas noticias pero, para quienes ejercemos este noble oficio, sabemos que son cosas importantes pero no suficientes. El periodismo es una pasión. Comienza y termina en la calle, mirando la realidad, sintiéndola, palpando con todos los sentidos cada una de las noticias. Una curiosidad sana pero sin límites, no tiene horarios ni feriados y no solamente es, por lo general, muy mal pagado sino que se lo considera uno de los oficios más peligrosos de nuestro tiempo. Para prueba, me remito a las estadísticas que, año tras año, muestran que en las distintas trincheras de la vida, mueren muchos periodistas. 

Hay que formarse, sí. Hay que aprender de las nuevas herramientas de la tecnología, sí. Hay que conocer, ojalá a profundidad, las tendencias en la política, en la sociología, en la ciencia, sí. Pero nada de eso sirve si no hay pasión y entrega, a pesar de los riesgos. 

*La opinión expresada en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no representa necesariamente la posición oficial de Publico.bo


Cuentanos si te gustó la nota

100% LikesVS
0% Dislikes

Leticia Sáinz

Periodista

Publicaciones relacionadas