OpiniónPolítica

Del poder y sus manifestaciones

Romano Paz

Politólogo

Escucha la noticia

El poder es un tema que ha fascinado por siglos a los investigadores sociales, sobre el mismos se puede afirmar con precisión meridiana que es una realidad socio-política irrefutable, y como tal, está presente en todas las relaciones humanas, indistintamente de sus connotaciones positivas o peyorativas, es de carácter atemporal, indiferente a la justificación paradigmática en que este se funde y no importa la forma que adopte, ¡existe!, 

Hagamos un viaje cuántico a los albores de la humanidad, desembarquemos: 

En un tiempo remoto, cuando el ser humano no conocía el lenguaje ni la escritura, una de las primeras demostraciones de fuerza y poder que hicimos como especie fue la danza y la música, resulta que estas manifestaciones “culturales” permitían que las voces y los cuerpos se multiplicaran produciendo la ilusión de que participaban muchos más individuos que los realmente disponibles para la defensa o el ataque, esta guerra psicológica buscaba disuadir a los depredadores naturales y evitar una eventual arremetida de los clanes rivales.

Con el paso del tiempo se fueron incorporando otros elementos disuasorios, como ser tatuajes, pinturas, plumas, cadenas, huesos, etc…, la imaginación y los recursos disponibles eran el límite. El objetivo de esta puesta en escena es aparentar ser un ejército infernal, se pelea protegido por los dioses (tengo mis sospechas de que lo copiamos del mundo animal, ya que los más venenosos y peligroso tiene colores vistosos). En algún punto de inflexión, la danza y la música adquieren un carácter más lúdico, pero la coreografía y la disciplina son el ADN de todo grupo de poder. Ilustremos esto con los tragos amargos de Jerjes I en el paso de las Termópilas y en la batalla naval de Salamina, y ya que estamos en esta época, imposible no recordar la batalla de Maratón, dónde pocos vencieron a muchos.

No puedo dejar de pasar por “alto” los penachos, mismos que sirven para incrementar el tamaño de los combatientes y para identificar a los mandos superiores en el teatro de operaciones. A modo de ilustración citemos que, de manera contemporánea, México le reclama a Austria que le devuelva el penacho de Moctezuma, y el acreedor le exige a México que pague la cuenta que propicio el embargo, en este punto muerto, España mira para otro lado.

Sucede que muchas danzas ancestrales han sido conservadas por diversas sociedades del globo como expresiones culturales y folclóricas. Al respecto, Elías Canetti en su libro “Masa y poder” describe la danza de la Haka, que en nuestros tiempos contemporáneos ha cobrado fama mundial al ser ejecutada por la selección de rugby de Nueva Zelanda: los “All Blacks”. Los historiales de la Haka son vastos, pues es ejecutada desde tiempos remotos por los aborígenes maoríes que habitan islas del océano pacífico como Nueva Zelanda, Samoa, Tonga, Fiyi e Isla de Pascua.

La Haka originalmente era una danza de guerra que debía llenar de pánico y miedo a todo aquel que la presenciara por primera vez. Es más, cuando una tropa maorí amiga se reúne con otra, ambas se saludan con un Haka, y ello se hace con tanta seriedad que un espectador desprevenido teme que en cualquier momento estalle el combate. En Bolivia, una de las danzas milenarias que hemos conservado es el ritual ceremonial del “Tinku” que se decanta en un combate sangriento 

La evidencia nos demuestra que el poder está en nuestros genes y se manifiesta en nuestras tradiciones, cierro la presente columna con la magistral frase de Nicolas Cage en su interpretación de Yuri Orlov en la película “El señor de la guerra”: ¿Sabes quién heredará la Tierra? Los traficantes de armas. Porque los demás estarán demasiado ocupados matándose los unos a los otros.

*La opinión expresada en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no representa necesariamente la posición oficial de Publico.bo


Cuentanos si te gustó la nota

100% LikesVS
0% Dislikes

Romano Paz

Politólogo

Publicaciones relacionadas