PolíticaLa semana política

La Semana Política: Copa versus Quintana y el circo de la Defensoría

27 de marzo al 2 de abril de 2022

Escucha la noticia

Descompensación de Añez

La semana comenzó con la primera audiencia del juicio oral en el caso “Golpe de Estado II”, en la que se negó la presencialidad solicitada por la defensa de Jeanine Añez. Durante la audiencia virtual, la ex mandataria sufrió una nueva descompensación y se vieron los esfuerzos de su abogada para ser atendida por los magistrados, más concentrados en los alegatos de la Procuraduría.

La audiencia quedó suspendida para el 4 de abril y resta saber si ahora sí se aceptará el juicio presencial, en momentos en que el Órgano Judicial ha declarado finalizada la etapa de la virtualidad, o si se hará una excepción arbitraria para seguir restringiendo el derecho a la defensa de Añez.

Copa versus Quintana

Los chisporroteos de la batalla interna en el “campo nacional-popular” continúan, esta vez con las denuncias de la alcaldesa Eva Copa contra dos operadores de Evo Morales que buscarían desestabilizar su gestión en El Alto.

Uno de ellos es Juan Ramón Quintana, quien según Copa estaría preparando movilizaciones desde la zona de Senkata. La denuncia es creíble, teniendo en cuenta los antecedentes del ex ministro, conocido por su trágico papel en los hechos de Porvenir, en Pando.

La otra operadora sería la concejal Wilma Alanoca, ex ministra de culturas del evismo, quien se habría negado a darle una condecoración del Concejo Municipal alteño al presidente Arce. Alanoca dice que no negó el galardón, sino que estuvo en desacuerdo con “los procedimientos”. Cabe recordar que hacia el final de su gestión en el Ministerio de Culturas se produjo el caso de los cócteles molotov, que eran producidos en instalaciones públicas mientras se difundían las órdenes incendiarias de Morales.

Informe del relator, sólo para el gobierno

El Ministerio de Justicia recibió el informe final del relator de Naciones Unidas sobre independencia de la justicia, Diego García-Sayán, pero el resto del público tendrá que esperar hasta junio para conocerlo. Esta práctica secretista es –lamentablemente– normal en el funcionamiento de los organismos internacionales.

Además, la administración de Arce tendrá hasta el 24 de abril para hacer “comentarios” al informe, eufemismo traducible como “sugerencias de cambios”.

Otra vez en el club de las dictaduras

Durante la semana, la representación boliviana ante Naciones Unidas “se alineó con los regímenes autoritarios”, al decir de Human Rights Watch. En uno de los casos, Bolivia votó contra la creación de un Grupo de Expertos que deberá “realizar investigaciones exhaustivas e independientes sobre todas las presuntas violaciones de derechos humanos”, sucedidas en Nicaragua en los últimos cuatro años.

En el otro caso, la delegación boliviana votó en el Consejo de Derechos Humanos contra la renovación del mecanismo que investiga la tortura y otros abusos graves en Bielorrusia, sometida a la dictadura de Lukashenko, aliado de Rusia en la agresión contra Ucrania.

El Silala y una política exterior “a la deriva”

Los alegatos orales en la Corte Internacional de Justicia, en el tema de las aguas del Silala, concitaron la atención en los últimos días, mientras gran parte de la opinión pública se pregunta si se repetirá el fiasco del 2018 en La Haya.

El ex embajador de Bolivia ante la OEA, Jaime Aparicio, ha señalado que este proceso “se pudo evitar con negociaciones” y que la política exterior del país “está a la deriva”. El diplomático remarcó que el presidente Arce está “mal asesorado en relaciones exteriores” y que esto ha conducido a un “punto muerto” con Chile.

Defensor del Pueblo: acuerdo grande o pacto chico

El proceso de selección de un nuevo Defensor del Pueblo tuvo un inicio algo circense, con personajes estridentes que pusieron la nota de color. Al término del plazo de presentación, María Galindo no hizo temblar el techo del Legislativo, sino que optó por retirar/romper su postulación diciendo que “está todo cocinado”, en medio de uno de sus acostumbrados shows mediáticos.

Varias figuras estrechamente ligadas a facciones radicales del oficialismo confirmaron su candidatura, como Lidia Patty y Jesús Vera, aunque se presume que no tendrán mayor chance, teniendo en cuenta que el Movimiento Al Socialismo no alcanza por sí mismo los 2/3 para la designación.

Así las cosas, tendrá que generarse la mayoría calificada por una de dos vías: un “acuerdo grande” multipartidista o un “pacto chico” con algunos opositores volátiles, de los que se prestaron recientemente a los arreglos en directivas y comisiones.


Cuentanos si te gustó la nota

100% LikesVS
0% Dislikes

Emilio Martinez

Escritor y analista político

Publicaciones relacionadas