Hecho y dichoPublico.bo

Análisis del presente y futuro de Reyes Villa y Cochabamba en dos editoriales y un artículo de opinión

Opinión, Página Siete y Edwin Cacho Herrera abordan la presión judicial en contra del alcalde cochabambino.

Escucha la noticia

Opinión – Enero de 2007 no puede repetirse

Comienza su editorial de este domingo marcando el cruce de acusaciones entre dirigentes del MAS y de la organización política del Alcalde de Cochabamba que han enrarecido nuevamente el ambiente político no solamente en la capital, sino en el departamento cochabambino. Afirma que se anticipan innecesariamente a la determinación de la justicia y distrae a la actual gestión municipal. “Por el momento, lo que requiere Cochabamba es que las autoridades elegidas en los últimos comicios subnacionales trabajen en los proyectos que tienen en carpeta como parte de sus programas de gobierno”, sostiene Opinión.

Luego hace énfasis en que “la justicia es la instancia que debe determinar un fallo transparente y sin tomar en cuenta ningún tipo de presión, ni del oficialismo ni de la oposición”, aunque se sabe que en Bolivia eso es una ilusión. De todas maneras, para Opinión “lo único que se logra con esta pugna entre dos fuerzas políticas es perjudicar a las decenas de barrios que esperan contar con servicios básicos, calles mejor cuidadas, hospitales, escuelas y otras obras de infraestructura esenciales”.

El editorial ingresa a un tema sensible para Cochabamba: los enfrentamientos de 2007, cuando “se mostró intolerancia al extremo”. “No se puede perder de vista los luctuosos hechos que ocurrieron en enero de 2007 cuando la pugna entre habitantes del campo y la ciudad (con Manfred Reyes Villa como prefecto y Evo Morales como presidente) desencadenaron enfrentamientos que dejaron al menos tres personas muertas y centenares de heridas”, recuerda en tono de advertencia y exige que “el departamento necesita soluciones y no más pugnas que hacen daño a todos”.

Página Siete – Reyes Villa y Arce, 55% cada uno

El editorial dominical del diario paceño compara los porcentajes del Alcalde de Cochabamba (55,6% en la elección regional) y el presidente Luis Arce (55,1% en los comicios nacionales), por lo que afirma que el MAS comete una “afrenta” al intentar destituir a un Alcalde que tiene la misma legitimidad que el Jefe de Estado. Menciona que se busca hacer algo parecido con el Alcalde de La Paz (49,5%). “¿Cuál es la lógica del MAS cuando quiere expulsar de sus cargos a alcaldes electos y que gozan del mismo porcentaje de apoyo popular que Arce? ¿Quiere decir que en Bolivia el voto azul vale más que el voto por los opositores?”, pregunta Página Siete.

Relata con detalle la ruta que recorrió en todos estos años el caso “Sillar Alternativo” hasta llegar al Tribunal Supremo de Justicia que rechazó de plano un recurso de casación interpuesto por la defensa de Manfred Reyes Villa y al Tribunal Supremo Electoral que abrió la posibilidad de una nueva elección en Cochabamba. “Tomando en cuenta que la justicia está al servicio del MAS, es probable que todas las puertas judiciales se vayan cerrando para Reyes Villa, de tal manera que el partido de gobierno no cesará en su dura presión para destituir al Alcalde cochabambino”, alerta el editorial.

También hace referencia a cuestionables actuaciones de autoridades ligadas al MAS. En el caso de Cochabamba, del candidato perdedor y ahora viceministro Nelson Cox se sumó a los pedidos de nuevas elecciones municipales. “Tal vez ahora está pensando que llegó su oportunidad de convertirse en alcalde anteponiendo sus intereses personales frente a la voluntad popular”. Y en el caso de La Paz, un informe de la Defensoría del Pueblo, a cargo de Nadia Cruz, sobre el que la Fiscalía basó una investigación contra el burgomaestre paceño por presunta discriminación al exgerente de la empresa estatal Mi Teleférico, César Dockweiler, también perdedor en la elección regional.

Edwin Cacho Herrera – El gato azul y sus presas políticas

En su último artículo de opinión sobre la coyuntura nacional, el periodista marca que los políticos de las oposiciones, entre ellos Manfred Reyes Villa, no aprenden la lección de que las cercanías con el MAS o hacer buena letra buscando su perdón, no garantizan nada porque “el masismo siempre está en pie de guerra, listo para destruir”. En el caso del Alcalde de Cochabamba, se pregunta qué hizo para enfurecer al partido de gobierno, al extremo de que adelante su plan para defenestrar al Alcalde cochabambino.

Anticipa que una remota posibilidad para mantenerse en su cargo electo es la justicia constitucional para evitar que se consume en los hechos una sentencia condenatoria dictaminada por la justicia ordinaria en 2013 y que dispone el encarcelamiento de Reyes Villa por cinco años. También cuestiona el “oportunismo” del actual viceministro Nelson Cox que pidió nuevas elecciones en Cochabamba con “la peregrina idea de que puede volver a ser postulante del masismo después de haber quedado con más de 25 puntos de diferencia con relación a Reyes Villa”.

El periodista y analista político afirma que “el masismo es como un gato que juega con sus presas antes del zarpazo definitivo y perversamente está jugando con los actuales liderazgos de las oposiciones. Acciones judiciales de diversa intensidad aprietan a los expresidentes Jeanine Áñez y Carlos Mesa y los alcaldes de Cochabamba y La Paz” buscando “impedir una nueva articulación del país opositor y preparar las condiciones para el retorno del caudillo al poder, esta vez para siempre”.


Cuentanos si te gustó la nota

50% LikesVS
50% Dislikes

Publicaciones relacionadas