Hecho y dichoPublico.bo

Burla con las segundas dosis, justificaciones nada creíbles, oposición a ser inoculados en el occidente: la vacunación avanza, pero…

Un trabajo de reportería de El Deber y los editoriales de Página Siete y Los Tiempos retratán el panorama actual de la vacunación anticovid.

Escucha la noticia

El Deber

Esta vez comenzamos con un trabajo de reportería que le corresponde a las periodistas Carmela Delgado y Deisy Ortiz de El Deber para mostrar la impune informalidad del Fondo Ruso de Inversiones y del Instituto Serum de la India, que a estas alturas ya es un verdadero atentado, y la penosa complicidad del gobierno de Luis Arce que se limita a justificar los incumplimientos y demoras con anuncios que carecen de credibilidad. Ambas periodistas reportan que “de acuerdo a las cifras oficiales, Santa Cruz requiere 397.950 segundas dosis, es decir 383.300 de la vacuna rusa y 14.650 de la fabricada en la India”. Y la mayoría de las personas que requieren las segundas dosis de ambas vacunas son mayores de 50 años porque pertenecen a los primeros grupos etarios en haber sido inoculados.

Si eso está ocurriendo en Santa Cruz, el panorama a nivel nacional no es menos preocupante en torno al incumplimiento en la provisión de las segundas dosis de esas  vacunas. Delgado y Ortiz informan que “hasta el momento han llegado al país 1.272.000 dosis de Sputnik V, de las cuales solo 47.000 son segundas dosis”, 20.000 que arribaron con bombos y platillos en el primer lote, en abril, y 27.000 que llegaron en el último envío ruso, a principios de este mes. “Con relación a la AstraZeneca, el 21 de marzo llegaron al país 228.000 dosis, de las cuales 209.136 fueron primeras dosis y 18.864 segundas dosis. El 13 de junio se recibió otro lote de 150.000, todas de primeras dosis”, complementan las periodistas de El Deber.

¿Y el gobierno? Bien, gracias. Las periodistas del influyente diaro cruceño recopilan las frases de justificación a la que siempre apela el viceministro de Comercio Exterior, Benjamín Blanco, para salir del paso, aunque no logran ocultar la falta de firmeza del gobierno con los proveedores incumplidos. “No va a afectar en la protección”. “Esperemos que los primeros empaques de 200 mil dosis que requerimos lleguen pronto”. “Un estudio realizado en Argentina indica que la primera dosis aplicada de la Sputnik V cuenta con un 78,6% de efectividad para evitar casos de Covid-19, un 84,7% para evitar la muerte y un 87,6% para reducir las hospitalizaciones”.

Página Siete

El editorial de este jueves de Página Siete aborda el tema de la vacunación comparando lo que sucede en las ciudades de La Paz y El Alto y mostrando preocupación por el bajo nivel de inoculación en la urbe alteña que tiene alrededor 1.200.000 habitantes, 300.000 más que la sede de gobierno. “No existen estudios para conocer cuál es el motivo para la baja aplicación de la vacuna en El Alto, pero mediante las noticias se conoce que mucha gente se niega a inocularse debido a creencias de diverso tipo, que van desde las religiosas que propagan la idea de que la vacuna es la marca del demonio, hasta las creencias aymaras que difunden la fantasía de que la enfermedad es producto del k’ari k’ari, pasando por otras de tipo político que consideran a la Covid un invento del imperio”.

Anota como “locura” coordinada entre vecinos y autoridades alteñas la realización de una entrada folklórica en plena pandemia “la que terminó convertida en una borrachera sin ninguna medida de bioseguridad”. “Habrá que estar pendientes para ver el impacto que esa locura causará en el nivel de contagios de Covid-19, si es que los casos llegan a los registros, porque ése es otro de los aparentes problemas de aquella urbe, el alto nivel de subregistro de casos y de fallecidos”, afirma Página Siete.

Reclama acciones al gobierno central para obligar a los alteños a vacunarse, incluida la presentación del certificado de vacunación en instituciones y entidades bancarias. Pero también pide que los líderes aymaras en los que la gente de El Alto se ve representada den ejemplos concretos para contrarrestar la desinformación que campea en esa ciudad. Pide que “el vicepresidente David Choquehuanca, el presidente de Diputados, Freddy Mamani, entre otros, aparezcan en público vacunándose para incentivar a los alteños a hacerlo también. A no ser que ellos también tengan algún recelo. En ese caso, no hay caso”.

Los Tiempos

El periódico de Cochabamba también dedica su editorial de este jueves a los problemas que están perjudicando el avance del proceso de vacunación en el país y se aboca a lo sucedido con un sector del que se dice que es parte de la primera línea en la lucha contra el coronavirus y, por tanto, debería estar totalmente comprometido con la inmunización de sus integrantes. Los Tiempos posa su mirada crítica sobre lo ocurrido en el Comando Departamental de Potosí.

“Cuando los vacunadores llegaron a la Policía potosina, un 15 por ciento del personal optó por no vacunarse y, para dejar su posición establecida, esa gente firmó un ‘documento de oposición consentida’ que es el que permitió elaborar porcentajes y revisar otros detalles, como el de la edad”, relata Los Tiempos. El detalle de la edad dio cuenta que la mayor resistencia a la inoculación, al menos en esa repartición policial, está en los mayores de 40 años.

“Han pasado 225 años desde que la humanidad comenzó a utilizar las vacunas y tanto la historia como la ciencia han demostrado que son efectivas. Si no evitan la enfermedad, bajan drásticamente sus efectos cuando alguien se contagia. ¿Por qué, entonces, sigue habiendo gente que discute su efectividad y, para colmo, inventa historias disparatadas para que otros no se vacunen?”, reflexiona el diario cochabambino al final de su texto de opinión.


Cuentanos si te gustó la nota

50% LikesVS
50% Dislikes

Publicaciones relacionadas