Hecho y dichoPublico.bo

¿Quieren matar a la expresidenta Jeanine Áñez?: un editorial, un artículo de opinión y un video apuntan a eso

El Deber, Susana Seleme y la red Erbol muestran hasta dónde está dispuesto a llegar el gobierno con la exmandataria.

Escucha la noticia

El Deber – ¿La idea es matarla?  

“No se puede ser tan canalla en la vida”. Así termina este viernes el duro editorial de El Deber a propósito del trato inhumano a la expresidenta Jeanine Áñez en su “encarcelamiento arbitrario por orden del gobieno” y con Evo Morales como autor del acto de venganza. “¿Puede el odio personal de Morales llegar al extremo de no importarle la salud de una mujer mayor tras las rejas y el sufrimiento de sus hijos, solo por mostrar al país un trofeo político de quien dice: “Vean, si a una expresidenta, siendo mujer, y sin culpa de haber llegado al poder le hacemos esto, ¿imaginen lo que podemos con las demás personas que nos incomoden?”. Pues sí, en el caso de Evo Morales sí, eso y cosas peores también”, afirma El Deber.

Con tono de protesta, el influyente periódico cruceño recuerda que “jamás en la historia democrática de Bolivia se vio un maltrato tan injusto, insensible e inhumano contra un exmandatario del país”, ni siquiera contra el fallecido exdictador Luis García Meza y afirma que Áñez “tuvo la desdicha” de ser segunda vicepresidenta del Senado y ser quien, sin buscarlo ni pretenderlo, asuma la Presidencia del país por sucesión constitucional “cuando Evo Morales renunció y huyó en medio de la noche dejando un peligroso vacío de poder en un país tomado por la violencia en 2019”.

Con dureza retrata todas las humillaciones y atropellos que sufre la exmandataria dentro del penal de Miraflores y en sus salidas inconsultas a hospitales no dispuestos por los jueces, y detalla que se la mantiene dopada con un poderoso ansiolítico. “¿La idea es que se muera en prisión como parece que podría ocurrir por el delicado estado de la señora?”, pregunta El Deber y cuestiona la indiferencia de mujeres representantes de organismos internacionales con el caso de Jeanine Áñez como Michelle Bachelet, alta comisionada de Naciones Unidas para los derechos humanos y Tania Reneaum, secretaria ejecutiva de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

Susana Seleme – Criminalización de la Justicia

También es duro el artículo de opinión de la columnista Susana Seleme que empieza marcando la absoluta falta de humanidad del régimen autocrático de Arce/Morales con la expresidenta Jeanine Áñez, entendido el sustantivo humanidad como “sensibilidad y compasión”. “Pedir humanidad para Jeanine Añez parece un contrasentido en esta cacería política, en la que matar al enemigo, se convierte en una forma ruin de supervivencia política, enfangada en un sistema de administración de Justicia miserable de hecho y de Derecho”.

Recuerda que ya ocurrió con José María Bakovic, expresidente del Servicio Nacional de Caminos, “sometido a persecución, hostigamiento y 76 juicios, hasta que lo mataron de infarto, en 2013”. Y trae a la memoria ese doloroso ejemplo para decir con firmeza que a Morales, “los Derechos Humanos le valen madre: Huanuni, La Calancha, Porvenir, hotel Las Américas, Caranavi, Panduro, La Guardia, entre otros” son la muestra de la “deriva antidemocrática” que empezó en los primeros años del gobierno de Morales “siguiendo la línea de Fidel y Hugo”.

“Pedir que las fuerzas políticas con representación parlamentaria aprueben un juicio de responsabilidades para juzgar a Jeanine Añez, sin incluir a Morales es una insolencia amoral”, afirma y apoyada en un texto de Álvaro Riveros Tejada, sostiene contundente al finalizar su punto de vista que “los fachos son ellos, los del MAS, Movimiento al Sadismo, con su criminalización de la justicia”.

Erbol – “Cualquier rato me dará un infarto”

La red Erbol publicó el video de la audiencia virtual de acción de libertad interpuesta por la Asamblea de Derechos Humanos en la que, entre sollozos, la expresidenta Jeanine Áñez le advierte al juez que condujo la audiencia que en cualquier momento será víctima de un infarto por los abusos que soporta en su encierro, el acoso de sus carceleros y las salidas inconsultas a hospitales que no son los que establecen las órdenes judiciales.

“Hice lo que tenía que hacer, no me excedí absolutamente en nada, no soy ninguna delincuente”, señala con la voz quebrada. “Pediría señor magistrado que dejen la política de lado, primero está la vida, el ser humano y luego la política. Hay una orden judicial y una contraorden política. Así no se puede decir que voy a tener un juicio justo”, reclama la exmandataria y vuelve a solicitar la necesidad de enfrentar el proceso inventado por el gobierno bajo la modalidad de “casa por cárcel”.

Como ya ocurrió en otras tantas oportunidades, el juez negó la acción de libertad planteada esta vez por la Asamblea de Derechos Humanos y la vida de Jeanine Áñez queda en manos del gobierno y de la justicia sometida al poder político.


Cuentanos si te gustó la nota

100% LikesVS
0% Dislikes

Publicaciones relacionadas