Hecho y dichoPublico.bo

Un fiscal y sus groserías, un juez y su colaboración oficiosa: dos editoriales muestran lo calamitoso de la justicia boliviana

Aquí un resumen de los puntos de vista de El Deber y Página Siete.

Escucha la noticia

Groserías inaceptables de la Fiscalía – El Deber

Su editorial de este jueves analiza y critica la cadena de absurdos cometidos por el fiscal Roberto Ruiz Pizarro, sea por incompetencia en su labor o por sometimiento al poder político, en el caso de los encapuchados violentos que desbloquearon en el paro multisectorial a bordo de camionetas incautadas al narcotráfico y bajo custodia de Dircabi, irregularidad denunciada por Guider Arancibia, periodista de El Deber. El fiscal de marras citó al comunicador para que se presente el pasado lunes como acusado por los delitos de instigación pública a delinquir y asociación delictuosa, pero también como testigo, aunque “un estudiante de Derecho del primer semestre sabe que un acusado no puede ser a la vez testigo. Ni al revés”.

El editorial precisa que la defensa legal de El Deber hizo notar al fiscal la ambigüedad de la citación y que en el país impera la Ley de Imprenta que protege la labor de los trabajadores de la prensa. “Roberto Ruiz Pizarro entendió como quiso el memorial del abogado de este medio y el martes 30 de noviembre volvió a enviar una citación para que nuestro periodista declare en calidad de testigo” con la advertencia de que podría ser aprehendido si no se presentaba a la Fiscalía cruceña. “… vivimos en el país del revés, donde un fiscal no conoce las leyes o su sometimiento al poder político es tal, que es capaz de tener una actuación vergonzosa como en este caso”, afirma el texto de opinión.

Pero, las groserías de la Fiscalía no acaban ahí. Se citó a una mujer víctima de los encapuchados pero no al Comandante de la Policía pese a las evidencias de que efectivos del orden prácticamente protegieron a los encapuchados. Tampoco se convocó al Director de Dircabi y no se pidió a la Policía la identificación de los violentos. ”En un país donde imperan las leyes y el sentido común, un fiscal como Roberto Ruiz Pizarro jamás ocuparía una función como la que tiene. Y si la ocupa y comete tales groserías lo mínimo que se espera de él es que renuncie”, concluye el editorial de El Deber.

Zapata sale libre y ¿dónde está el dinero? – Página Siete

El editorial del diario paceño aborda la decisión de un juez de liberar a Gabriela Zapata, exnovia de Evo Morales, antes de cumplir dos tercios de la condena de 10 años que purgaba en el penal de Miraflores porque consiguió con anterioridad la redención de la pena, un beneficio que se otorga a reos que trabajan o estudian. Zapata lo logró, según el juez, acreditando estudios a distancia “lo que no deja de llamar la atención, pues las privadas de libertad no tienen acceso a celulares ni a computadoras, a no ser que la cárcel le hubiera proveído de ese beneficio, el mismo que debería hacerse extensivo a todas las detenidas”.

Ingresando al fondo del tema, el editorial de Página Siete realiza cuatro preguntas relacionadas a los contratos estatales por más de 500 millones de dólares que Zapata consiguió como gerente comercial de la empresa china CAMC y, claro, con el poder de ser en ese momento pareja de Morales. ¿Dónde está el dinero con el que se hizo millonaria? ¿Por qué no se hizo una investigación imparcial y de fondo sobre la adjudicación de esos contratos? ¿Era CAMC la empresa más idónea para adjudicarse esos contratos? ¿Existe responsabilidad de Zapata, de Morales y de los ministros de aquella época en esas adjudicaciones? No existen respuestas.

Página Siete separa lo medular del caso, el desconocido destino del dinero, de la novela en la que Morales reconoció que ella dio a luz un hijo que “lamentablemente falleció”, aunque luego la justicia determinó que fue un invento de Zapata. “Lo cierto es que jurídicamente Ernesto Fidel Morales Zapata sí existió y que la exnovia de Morales utilizó ese certificado de nacimiento para abrirse puertas en empresas y oficinas del Estado y traficar influencias”, es parte de la novela que tuvo un nuevo capítulo el lunes cuando Zapata salía libre y Morales llegaba a La Paz tras una semana de marcha para recobrar vigencia política, esfuerzo que quedó opacado por la noticia de la liberación de su millonaria expareja.


Cuentanos si te gustó la nota

83% LikesVS
17% Dislikes

Publicaciones relacionadas