EconomíaOpinión

La mano visible: una guía para entender mejor la economía

El nuevo libro de Matthew Hennessey muestra que la economía no tiene por qué ser intimidante para el hombre (o la mujer) en la calle

Escucha la noticia

Por David Weinberger1

La vida no consiste en lo que queremos. Se trata de las decisiones que tomamos. Muchos de nosotros estamos familiarizados con este viejo dicho, pero ¿cuántos saben que es algo más que una simple lección de vida, que es de hecho el núcleo central de la economía?

El nuevo libro de Matthew Hennessey, Visible Hand: A Wealth of Notions on the Miracle of the Market, explica cómo es esto, y al hacerlo muestra que la economía no tiene por qué ser intimidante para el hombre de la calle. De hecho, como alguien que confiesa no haber sabido nada de economía antes de los 30 años, Hennessey, que actualmente es editor de opinión en el Wall Street Journal, revela que la entendemos intuitivamente incluso cuando no nos damos cuenta.

Tomemos la noción de «costo de oportunidad». Hennessey señala que todos nos enfrentamos a decisiones sobre dónde gastar nuestro tiempo, energía y dinero. En el instituto, por ejemplo, Hennessey menciona que tenía el deseo de actuar en la obra de teatro de la escuela y de ir al equipo de béisbol, pero como se solapaban, tenía que elegir entre ambas cosas. Si elegía la obra, tenía que dejar el béisbol y viceversa.

Y así fue como eligió la actuación. Perder la oportunidad de jugar al béisbol fue, pues, un «costo de oportunidad» de esa decisión. Y no fue el único. De hecho, elegir la obra de teatro significaba renunciar a las oportunidades de trabajar, estudiar o pasar tiempo con los amigos, todas las cuales eran opciones viables antes de que tomara su decisión. La cuestión, pues, es que vivimos en un mundo en el que los recursos (incluso el tiempo) son escasos y, sin embargo, nuestros deseos son ilimitados, lo que significa que no hay «soluciones» para satisfacer todos nuestros deseos, sólo hay alternativas, y elegir entre ellas siempre conlleva costos de oportunidad.

Por lo tanto, si la «escasez» es la primera lección de economía, una de las consecuencias es que nuestras decisiones se toman al margen, o en relación a si queremos más o menos  algo. Para ver esto, consideremos la elección entre el agua y los diamantes, también conocida como la «paradoja del agua y los diamantes», que desconcertó a los economistas durante casi un siglo. Aunque el agua es esencial para la vida y los diamantes no, si pudiéramos elegir (y suponiendo que todas las cosas son iguales), elegiríamos tener diamantes antes que agua.

¿Por qué?

La respuesta es que cuando elegimos, no estamos eligiendo entre todos los diamantes del mundo y toda el agua del mundo, en cuyo caso elegiríamos tener agua para nuestra supervivencia. Más bien, estamos eligiendo entre tener más agua o tener un diamante más. Dada la abundancia relativa del agua, tener más proporciona poca satisfacción añadida; por el contrario, debido a su escasez relativa, tener un diamante adicional proporciona una satisfacción considerable, o «utilidad marginal», en comparación con el agua.

A partir de aquí, Hennessey añade la noción de sentido común de que cuanto más tenemos de algo, menos tendemos a quererlo, lo que los economistas llaman «utilidad marginal decreciente». Lo ilustra con un brillante ejemplo que puede ser el más memorable del libro. Imagina que estás en una feria local y que no has comido en todo el día. Mientras examinas las opciones de comida, tu y tus amigos deciden comprar un favorito de la infancia, el algodón de azúcar. «El primer bocado», dicen, es delicioso».

Todo el mundo sonríe con los ojos mientras se derrite en la boca. La diversión y las risas aumentan hacia el segundo bocado, pero la emoción alcanza su punto máximo inmediatamente. La maximización se ha logrado momentáneamente. Queda suspendido como un balón de fútbol en el aire. Al tercer bocado, se acaba la diversión. Todo el mundo está disgustado consigo mismo. Usted y sus amigos desearían poder volver atrás y saltarse el algodón de azúcar por completo.

Si la utilidad marginal es la satisfacción que recibimos al tomar el algodón de azúcar en comparación con otras alternativas, la satisfacción decreciente que se obtiene con cada bocado adicional de algodón de azúcar constituye el concepto de utilidad marginal decreciente. Como dice Hennessey, «cada bocado de algodón dulce produce menos placer, menos beneficio, menos satisfacción que el anterior». ¿La conclusión? Nuestras decisiones se toman siempre en un sentido relativo -si se toma el siguiente bocado de algodón de azúcar o no- y no en un sentido absoluto -si se toma cada bocado de algodón de azúcar o no se toma ninguno-.

Esta es una lección económica esencial que nuestros políticos harían bien en aprender. Al fin y al cabo, como la gente toma decisiones al margen, un tipo impositivo demasiado alto puede desanimar a la gente a emprender oportunidades adicionales para obtener ingresos, lo que significa que una fiscalidad elevada acaba reduciendo el bienestar, incluso cuando no parece evidente (véase, por ejemplo, el testimonio personal del economista Greg Mankiw al respecto aquí). Sin embargo, los políticos rara vez reconocen este hecho cuando alardean de todas las bondades que proporcionarán sus políticas de impuestos y gastos elevados.

Además, Hennessey señala que la relación entre «oferta» y «demanda» no es tan confusa como suele parecer, porque en realidad son dos caras de la misma moneda. Es decir, la oferta es la demanda y viceversa. Ayuda al lector a ver esto utilizando el ejemplo de una empresa de Legos que le gusta a su hijo. Cuando la empresa Lego vende Legos a los consumidores, sus empleados se dan la vuelta y gastan dinero en comida, gasolina y entretenimiento. Así, la «oferta» de Legos constituye la «demanda» de otros bienes y servicios en la economía.

Sin embargo, el libro está repleto de lecciones como ésta, que son eminentemente identificables y está escrito de forma accesible y divertida para quienes no sean especialistas. Lo más importante, quizás, es que el lector aprenderá de él que si la vida se reduce a las decisiones que tomamos, la economía también lo hace.

Este artículo fue publicado inicialmente en FEE.org


1trabajó anteriormente en una institución de política pública.

*Este artículo fue publicado en panampost.com el 29 de agosto de 2022

*La opinión expresada en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no representa necesariamente la posición oficial de Publico.bo


Cuentanos si te gustó la nota

50% LikesVS
50% Dislikes

Publicaciones relacionadas

Abrir chat
¿Quieres unirte al grupo de Whatsapp?
Hola 👋
Te invitamos a unirte a nuestro grupo de Whatsapp