Economía

La Semana Económica: bonos caros y “economía de guerra”

Escucha la noticia

Bonos caros y pocos 

Bolivia acudió a los mercados internacionales con miras a colocar 2.000 millones de dólares en bonos soberanos. Con un retraso de una semana, la operación concluyó con la colocación de apenas un 42% del monto, 850 millones de dólares, a una tasa de interés del 7,5% y con vencimientos en 2028, 2029 y 2030.

Las dificultades y la alta tasa son síntomas de la desconfianza de los inversores internacionales hacia la economía boliviana, reflejada en la baja de la calificación del país, recientemente ratificada.

Al decir del economista Antonio Saravia, se “bicicleteó deuda vieja” para hacer frente a los vencimientos de este año y del siguiente (no totalmente cubiertos por la operación) y a un alto costo. 

Empeorando el panorama, según el ex director del BCB, Gabriel Espinoza, la mayor parte de los bonos habrían sido tomados por las AFP, con lo que disminuyen los fondos disponibles para la actividad privada. De esta manera, seguiría la competencia desleal del Estado con los empresarios por la captación de recursos financieros.

La guerra y la economía boliviana

La invasión rusa a Ucrania está empezando a mover la economía internacional, disparando precios de los hidrocarburos, el oro, la soya y el maíz. En algunos casos, como con el petróleo, la economía boliviana sufrirá un impacto negativo, encareciendo la importación de combustibles.  

En cambio, los precios del oro y de la soya pueden beneficiar al país, aunque en este último rubro los cupos de exportación frenen la posibilidad de aprovechamiento pleno de la coyuntura.

Más allá de los precios, un conflicto bélico siempre puede traducirse en un fortalecimiento del posicionamiento externo, en la medida en que el alineamiento del país siga a los socios más creíbles, en este caso Estados Unidos y la Unión Europea. Sin embargo, la inclinación prorrusa en la cancillería, por razones ideológicas, también traba esta oportunidad. 

CNC pide terminar con monopolios  

En la semana, el presidente de la Cámara Nacional de Comercio (CNC), Rolando Kempff, dio a conocer un interesante pronunciamiento, proponiendo acabar con monopolios del transporte aéreo y terrestre para impulsar el comercio internacional.

El planteamiento incluye abrir los cielos del país a una nueva aerolínea, que compita con Transporte Aéreo Boliviano (TAB) en el movimiento de carga. En lo tocante al tema terrestre, se propone activar el ferrocarril Arica-La Paz, como alternativa al transporte camionero agremiado en un sindicalismo oligopólico. 

Récord en remesas

Durante la semana, también fue noticia el pico alcanzado por las remesas recibidas en Bolivia, que en el 2021 se acercaron a los 1.400 millones de dólares, la cifra más elevada de los últimos 15 años.

Los países desde donde los emigrados hicieron mayores envíos fueron, por orden descendente, España, Chile, Estados Unidos, Argentina y Brasil.

 


Cuentanos si te gustó la nota

100% LikesVS
0% Dislikes

Publicaciones relacionadas