Economía

La Semana Económica: pugna distributiva y política de reendeudamiento

Escucha la noticia

Puja salarial

La pugna distributiva de cara al 1º de mayo empezó temprano, quizás alentada por las cifras sesgadas manejadas desde esferas oficiales, que no dan cuenta de lo heterogéneo del crecimiento (con sectores aún fuertemente golpeados por la pandemia) ni del “efecto rebote”.

Desde la COB se anuncia pelea por aumentos salariales significativos, obviando que la tasa de inflación en el último año fue de apenas 0,9%, algo que en otras latitudes sería considerado incluso como deflación, por los márgenes de error habituales en la medición. 

Las cámaras empresariales recordaron la insuficiencia de la reactivación vivida hasta el momento y pidieron “priorizar la protección del empleo por encima de los salarios”.

Una válvula más en la garrafa

El presidente Arce anunció con bombos y platillos un gran descubrimiento gasífero en el pozo 10 del campo Margarita. Habló en billones de pies cúbicos, cuando lo usual en la industria de los hidrocarburos es hablar en trillones, tal vez buscando un mayor impacto psicológico en el público no especializado. 

Varios analistas le contestaron que no había un hallazgo sino un pozo en desarrollo y que los volúmenes detectados no sirven siquiera para cumplir el contrato con Argentina. 

Ironizando sobre el tema, el investigador social Roberto Laserna tuiteó que “encontraron la manera de poner otra válvula a la garrafa… y hacernos creer que la agrandaron”.      

Repatriación o expropiación

Como en la semana anterior, apareció públicamente Álvaro García Linera con una “propuesta”, no sabemos bien si apostando a ser escuchado por el gobierno o adelantándose a alguna medida ya en preparación.

El ex vicepresidente planteó una especie de ultimátum a los empresarios que hayan protegido fondos en el exterior: acogerse a una amnistía para la repatriación de capitales o sufrir expropiaciones.

También queda en duda si las propuestas hostiles hacia la iniciativa privada son simplemente parte de una visión ideológica ultraestatista o si hay un componente de “vendetta” política, por considerar a los empresarios como un factor importante en los hechos del 2019.  

Reendeudamiento exterior

Son 2.000 millones de dólares en bonos soberanos los que el Estado boliviano tratará de colocar en los mercados internacionales. Fondos que en gran medida estarían destinados al pago de vencimientos de la deuda contraída en el año 2012, sólo que la nueva deuda se conseguirá con tasas mucho más caras. 

Estamos, por lo tanto, ante una política de reendeudamiento exterior, no muy distinta a la del gobierno argentino, buscando diferir los problemas pero profundizándolos.

Al menos, esto debería ir acompañado de un plan gradual de reducción del déficit fiscal, pero el tema no parece estar en agenda, salvo por pequeñas consignas de racionalización del gasto de oficina emanadas del Ministerio de Economía y Finanzas.

  


Cuentanos si te gustó la nota

100% LikesVS
0% Dislikes

Publicaciones relacionadas