EmpresaOpinión

Bitcoin

Danel Calvillo Armendariz

Presidente de Goldsmith Investments y especialista en blockchain y digital assets

Escucha la noticia

Este último año ha sido especialmente importante para el espacio de las criptomonedas, al ser la clase de activo que más se ha revalorizado desde el comienzo del 2021, e incluso ha empezado a llamar la atención de grandes bancos e inversores institucionales. Sin embargo, el conocimiento acerca de las criptomonedas en la sociedad es mínimo, ya que normalmente se tiende a pensar que todas las criptomonedas que se encuentran en circulación son utilizadas como método de pago y que su objetivo final es el de desbancar a las monedas emitidas por los bancos centrales de todo el mundo. Pero la realidad es bastante diferente y se irá viendo a lo largo este artículo(s). 

A día de hoy hay casi 11.500 criptomonedas en circulación. La más reconocida a nivel mundial y con mayor capitalización de mercado, es Bitcoin ($1 trillón de capitalización de mercado), que a la vez se le reconoce como el pionero del sector al ser el primer proyecto calificado con el nombre de “criptomoneda” o “moneda digital”. Por lo tanto, si algún individuo quisiera adentrarse en el espacio de las criptomonedas, es esencial que comience por entender de donde proviene y por qué se crea Bitcoin.

El 18 de agosto de 2008, se registra bitcoin.org, que es básicamente una página web donde más tarde, el 3 de octubre de 2008 se publica por primera vez el white-paper de Bitcoin, un documento que explica la idea y el propósito de Bitcoin. El white-paper de Bitcoin sale publicado en nombre de Satoshi Nakamoto, un personaje seudónimo creado para proteger la identidad de la persona o el grupo de personas que trabajaron en la creación de la criptomoneda. Según el documento, Bitcoin nació a raíz de que las entidades financieras se convirtieran en un componente imprescindible a la hora de realizar pagos electrónicos. Aunque el modelo propuesto hasta el momento funcionaba bastante bien, el sistema estaba basado en un modelo de confianza, por lo cual Bitcoin fue creado con la intención de proveer un método de pago de persona a persona que no dependa de un intermediario que se base en confianza.

Por lo tanto, para crear este nuevo método de pago, los desarrolladores de la red de Bitcoin debían de asegurarse de crear un sistema criptográfico seguro que permita un control de propiedad y que se asegure de la prevención para el problema del doble gasto usando un servidor de sellado de tiempo, distribuido y peer-to-peer para generar la prueba computacional del orden cronológico de las transacciones. Mientras los nodos que sostengan la red sean honestos y tengan más potencia CPU que los nodos que intenten atacar la red, el sistema será seguro.

A la hora de realizar las transacciones, como se mencionaba anteriormente en el artículo, hay que evitar el problema de doble gasto. Para ello, cada poseedor de la moneda de Bitcoin que quiera transferir una determinada cantidad deberá realizarlo firmando digitalmente un hash de la transacción previa y la clave pública del siguiente propietario. Para asegurarse de que el beneficiario sepa que los propietarios previos de las monedas no hayan firmado transacciones anteriores, la transacción más reciente es la que se considera más importante. Cada transacción tiene que ser registrada públicamente en un formato donde todas las transacciones realizadas a lo largo de la existencia del sistema estén registradas con un historial del orden en las que fueron recibidas. Así, se evita el problema de doble gasto. Esta solución propuesta por Satoshi Nakamoto es también conocido como un servidor de sellado en el tiempo. El sellado en el tiempo es básicamente la prueba de que los datos han existido en el tiempo y que registra también el sellado del tiempo previo en su hash. Con esto se asegura que con cada sellado el sistema se va reforzando porque se va creando una cadena de sellados de tiempo mayor. En otras palabras, se le puede llamar a la cadena de sellados de tiempo una cadena de datos o blockchain.  Para ello es importante que más del 51% de los nodos que soportan la red estén de acuerdo con la transacción que se vaya a incluir en el siguiente bloque.

Para implementar un servidor de sellado de tiempo distribuido que a la vez sea de persona a persona (peer-to-peer) se necesita un mecanismo de consenso llamado proof-of-work. En el proof-of-work se van creando bloques resolviendo una ecuación matemática o un puzle utilizando el esfuerzo de CPU. Una vez se haya creado un bloque y se vayan añadiendo bloques adicionales a la cadena, esos bloques no se pueden modificar ni borrar. En el hipotético caso de que se quisiera modificar un bloque, una vez modificada la transacción se deberían de rehacer todos los bloques posteriores antes de que se llegará a minar el siguiente bloque, algo muy poco probable con la capacidad de esfuerzo de CPU que hay actualmente y el método de ajuste de dificultad que está implementado en la red de Bitcoin. Este ajuste de dificultad fue implementado para que el sellado en el tiempo tomara siempre el mismo tiempo, y así combatir contra el aumento en la velocidad del hardware y el interés variable de los nodos activos a lo largo del tiempo. El ajuste de dificultad se ajusta cada 2016 bloques y puede tanto aumentar como disminuir.

Una vez introducidos los componentes que forman la red de Bitcoin, es interesante ver cuales son los pasos para ejecutar la red misma. En acorde al white-paper de Bitcoin, estos son los pasos para seguir;

  1. Las transacciones nuevas se transmiten a todos los nodos. 
  2. Cada nodo recoge todas las transacciones en un bloque.
  3. Cada nodo trabaja en resolver una proof-of-work compleja para su bloque.
  4. Cuando un nodo resuelve una proof-of-work, transmite el bloque a todos los nodos.
  5. Los nodos aceptan el bloque si todas las transacciones en él son válidas y no se han gastado con anterioridad. 
  6. Los nodos expresan su aceptación del bloque al trabajar en crear el siguiente bloque en la cadena, usando el hash del bloque aceptado como hash previo.

Cuanto mayor sea el número de nodos, más segura se convierte la red. Es por eso por lo que hay incentivos para atraer a más individuos que quieran contribuir en el número de nodos. Cada vez que se mina un bloque nuevo, el individuo que haya logrado descifrar la ecuación matemática y sella el hash de la transacción, recibe una recompensa de minería. A pesar de que la recompensa de minería de Bitcoin era de 50 BTC cuando la red se activó en 2009, hoy en día esa recompensa se ha reducido a 6.25 BTC. El motivo por el que la recompensa de la minería de Bitcoin ha reducido se debe a 2 cosas. La primera es que la oferta de Bitcoin está capada. Tal y como se escribió en el código cuando se creó la red de Bitcoin, solamente llegará a haber 21 millones de monedas. Es por eso por lo que la recompensa de minería de Bitcoin, que a la vez dicta el porcentaje de inflación que tiene Bitcoin en el momento va reduciendo a la mitad cada 210,000 bloques. 

La reducción de la oferta de Bitcoin junto con una demanda progresiva hacia el activo ha hecho que el precio del activo suba exponencialmente desde su creación. 

                                                                     Source: Coinmarketcap

Esos cambios en la oferta y demanda junto a una capitalización de mercado no muy grande en comparación con los demás activos financieros que hay en el mercado, hacen que Bitcoin sea muy volátil. Pero también es verdad que a medida en que el precio de Bitcoin incrementa, su volatilidad disminuye.

                                                                   Source: buybitcoinworldwide.com

Para el poseedor del activo ha sido beneficioso el hecho de que Bitcoin haya sido tan volátil desde su creación al tener una volatilidad con una tendencia en el precio ascendente. Aunque puede que sea verdad que en el corto plazo el poder adquisitivo puede sufrir mucho, en el largo plazo sale totalmente beneficiado. No es el mismo caso con las monedas emitidas por los bancos centrales. El dólar y el euro buscan una inflación anual media de un 2%, haciendo que en el corto plazo los ahorradores no pierdan poder adquisitivo, pero asegurándose que al largo plazo vayan perdiendo de media ese 2% anual. Ese porcentaje compuesto en el tiempo afecta demasiado a las personas que no consiguen realizar inversiones que superen a la inflación.

En el caso de países con una moneda no tan estable como el euro o el dólar, la situación es muy diferente. Zimbabwe es un claro ejemplo de cómo las malas decisiones de política monetaria pueden llegar a afectar drásticamente a un país. En Julio de 2018 la tasa de inflación oficial del país era de un 4.3% mientras que casi un año más tarde, en Junio de 2019, la tasa de inflación oficial había ascendido a 97.9%, haciendo que el poder adquisitivo de sus ciudadanos se destruyera por completo. 

Con un activo como Bitcoin, el cual tiene la oferta capada en 21 millones de monedas nunca pasaría algo parecido. Es por eso que Bitcoin es considerado una buena reserva de valor en el largo plazo a pesar del hecho de que en el corto plazo pueda sufrir esas caídas drásticas en el precio del activo y la incapacidad de generar un cashflow. 

La falta del valor intrínseco es lo que más se le achaca a Bitcoin. Aunque a la hora de compararlo con el oro, la diferencia tampoco es tan grande. El oro aparte de ser un metal precioso que es utilizado para fabricar joyas y que es un buen conductor de electricidad, tampoco tiene mucho más valor. Lo único que lo hace valioso es la escasez que tiene y la dificultad de minar oro, lo cual hace difícil que el día de mañana apareciera un shock en la oferta del oro. Siempre podría llegar a aparecer un asteroide que contenga toneladas y toneladas de oro haciendo que el precio se desplome, pero las probabilidades de que ocurra algo semejante son mínimas.

Adicionalmente, se puede decir que el valor intrínseco de las cosas varía con el tiempo. Si se le llega a preguntar hace 500 años el valor intrínseco del oro a una persona, nadie diría que es un buen conductor de electricidad, ya que los humanos no hacían uso de ella. Lo mismo puede pasar con Bitcoin. Bitcoin es el único activo que provee propiedad real sobre el activo a la persona que lo posea. Al contrario de lo que pasa con todo lo que las personas poseen hoy en día, el gobierno siempre puede llegar a confiscar los bienes a sus ciudadanos o bloquear las cuentas bancarias si es necesario. En el caso específico de Bitcoin esto no es posible ya que el poseedor de la clave privada de la cartera de Bitcoin es el único que tiene acceso a los fondos que están asociados a la dirección de la cartera.

A demás de eso, la capacidad de transportabilidad que tiene Bitcoin supera a cualquier otro activo. Solamente sabiendo la clave privada de la cartera donde se custodian las criptomonedas, una persona puede viajar por todo el mundo con una cartera física y llevarse con ella billones de dólares en Bitcoin, sin que nadie lo sepa. Otra ventaja de Bitcoin es la capacidad de transferir dinero de una parte del mundo a otra en menos de 30 minutos pagando una comisión mucho menor de lo que se pagaría cuando se realiza una transferencia internacional con un banco. 

Por último, la durabilidad, divisibilidad (se puede dividir hasta 8 puntos decimales) y por último la imposibilidad de falsificar una moneda de Bitcoin, hacen que el activo tenga mucho más sentido de lo que realmente piensa la gente. Es por eso por lo que empresas como Tesla, SpaceX, Oracle, y Microstrategy entre otros han decidido incorporar Bitcoin en su balance. Incluso el presidente de El Salvador, Nayib Bukele consiguió que Bitcoin se convierta en legal tender en El Salvador. Esto significa que El Salvador pasará a tener dos monedas oficiales, el dólar y el Bitcoin, haciendo que Bitcoin tenga que ser aceptado como método de pago a la hora de pagar impuestos al gobierno y que todo ciudadano deberá de tener la opción de pagar en Bitcoin en cualquier comercio. Esto no significa que los comerciantes tengan que aceptar Bitcoin como método de pago, sino que los clientes pueden pagar en Bitcoin mediante una aplicación mientras que los comerciantes reciben dólares a cambio y así evitar la volatilidad del activo.

Dicho esto, se podría decir que Bitcoin está aquí para quedarse. Eso no significa que vaya a remplazar al dólar o al euro como método de pago ya que una transaccionalidad muy grande en la red haría que las comisiones de red que se suelen pagar para que la transacción se incluya en el siguiente bloque incrementarían demasiado, haciendo imposible realizar transacciones de cantidades pequeñas. Aunque es verdad que se están desarrollando segundas capas sobre la red de Bitcoin que permitirían este tipo de micro pagos sin que afecten a la congestión de la red, Bitcoin es una mejor reserva de valor que un método de pago. A medida que la gente se vaya dando cuenta de la utilidad que tiene, cabe la posibilidad de que haya una adopción masiva del activo. La adopción puede que se de particularmente en países tercermundistas que cada vez tienen más acceso a dispositivos móviles que les permitan empezar a interactuar con Bitcoin y que a la vez, muchos de los ciudadanos de esos países están discriminados por la falta de servicios financieros que viven en sus países. Por lo cual, se podría decir que sería una posible solución de “bancarizar” a las sociedades no bancarizadas. 

*La opinión expresada en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no representa necesariamente la posición oficial de Publico.bo

*La opinión expresada del autor es personal y no representa en ningún ámbito la postura que pueda adoptar BBVA.


Cuentanos si te gustó la nota

100% LikesVS
0% Dislikes

Danel Calvillo Armendariz

Presidente de Goldsmith Investments y especialista en blockchain y digital assets

Publicaciones relacionadas