OpiniónPolítica

Releer el pasado, actuar en el presente y mirar hacia el futuro

Escucha la noticia

Camacho y Morales son dos polos opuestos ideológicamente hablando, pero, a su modo, han puesto sobre la mesa el federalismo como idea-fuerza en Bolivia. Si bien el federalismo es un anhelo histórico regional en Santa Cruz, su emergencia en la coyuntura política contemporánea como estrategia discursiva de dos actores políticos ampliamente distanciados en el espectro político, ha provocado dudas, críticas, sospechas, y expectativas. Un péndulo que oscila entre el escepticismo y la esperanza. 

¿Cómo tratar de entender este movimiento pendular entre expectativas colectivas, razones históricas e intereses políticos?  

Releer el pasado. En Santa Cruz existe una vasta comunidad epistémica de historiadores, constitucionalistas y periodistas, que disponen de amplios conocimientos basados en razones objetivas que justifican la demanda del federalismo. La presencia del conflicto histórico irresuelto centro-periferia, que tiene connotaciones de tipo cultural, territorial, económica y poblacional, son evidencias irrefutables de que la descentralización del poder político hacía las regiones es una necesidad insoslayable. Por tanto, la relectura de las demandas históricas por federalismo es fundamental para su proyección.

Actuar en el presente. La coyuntura política actual en Bolivia está cargada de discursos radicales, movilizaciones sectoriales permanentes, decisiones políticas autoritarias y desinformación constante y corrupción. Un coctel perfecto para la desconfianza ciudadana hacia las instituciones públicas como, por ejemplo, el Tribunal Supremo Electoral; encono social ante arremetidas partidarias mayoritarias en los escenarios políticos formales (Asamblea Plurinacional y Poder Ejecutivo); y, pesimismo colectivo como efecto del asalto a los recursos fiscales por parte de autoridades políticas mediante el aparato burocrático. Este hecho ha dado luz verde para que, hasta Evo Morales, luego de plantear la idea sobre el federalismo, se vuelva crítico con ella: “Todo indica que su pedido improvisado de “federalismo” era distracción para tapar la corrupción”. (un fragmento de su tuit). Sin embargo, la desconfianza, el encono, pesimismo y la crítica de un actor político con mentalidad centralista, no deben constituirse un muro infranqueable para identificar la senda federal y empezar a actuar.

Mirar hacia el futuro. La constitucionalización de la autonomía fue el resultado de un proceso político impulsado por actores políticos, sociales y académicos. La idea de la federalización en Bolivia también debe madurar con la participación de diferentes actores con base en los límites y alcances de la autonomía departamental. Es destacable el interés de diversos colectivos ciudadanos en Santa Cruz para debatir política y académicamente sobre el futuro federal en Bolivia.  Por tanto, urge la construcción de un proyecto viable (que tenga como horizonte de largo plazo el año 2061) para reconocer sus límites y alcances de forma responsable y seria, no populista. 

Más allá de qué actores políticos volvieron a poner sobre la mesa la idea del federalismo, esta debe madurar en el tiempo, no quedar verde ni pintona. 

*La opinión expresada en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no representa necesariamente la posición oficial de Publico.bo


Cuentanos si te gustó la nota

100% LikesVS
0% Dislikes

Publicaciones relacionadas