InternacionalOpinión

Las raíces fascistas del populismo

Jaime Aparicio

Diplomático de Carrera, ex Embajador de Bolivia en los Estados Unidos

Escucha la noticia

Cuando observamos el proceso de deriva autoritaria de gobiernos inicialmente populares y surgidos de elecciones limpias, como sucedió inicialmente en Nicaragua, Bolivia y Venezuela, encontramos que el caudillo latinoamericano tiende a disfrazar su ambición desmedida de poder con slogans publicitarios de ideologías fracasadas en el resto del mundo. Pero, fundamentalmente, algo que une a todos los populistas es su profundo desprecio por la democracia, a la que acuden sólo mientras son populares y saben que pueden ganar un plebiscito o una elección.

Cuándo sienten que los vientos de la democracia no les favorecen, ahí se acaban las concesiones y emerge el verdadero rostro de personajes como Daniel Ortega, Evo Morales, Luis Arce o Nicolás Maduro. Es el rostro del fascismo y sus procedimientos autoritarios. Los rasgos similares de esos nuevos fascismos es que buscan mantenerse en el poder a través del fraude electoral, la represión, la persecución a los opositores, la progresiva acumulación de los poderes del Estado, el uso arbitrario de la justicia para aterrorizar a los adversarios, la creación de bandas armadas paraestatales, los movimientos intimidatorios de masas adoctrinadas y el uso permanente de la detención preventiva, arbitraria e ilegal.

El término populismo, que hoy es la descripción preferida para una insurrección de masas ajenas al comportamiento democrático, no proporciona ninguna comprensión significativa de lo que está sucediendo en la región. Es una forma imprecisa de referirse a todos esos regímenes autoritarios de izquierda a derecha para negar que en realidad se trata del regreso del espectro del fascismo del siglo veinte.

Pero esta historia no es nueva, América Latina ha padecido todo tipo de caudillos, militares y civiles, letrados e iletrados, de izquierda y de derecha, todos ellos, tarde o temprano, acabaron exponiendo su comportamiento fascista.

Esa penetración cultural totalitaria pero disfrazada de grandes ideales se inició en Argentina con un devoto admirador de Benito Mussolini, Juan Domingo Perón, y se fue transformando y sofisticando en los años sesenta con la revolución cubana, a pesar del fracaso patente de ese proyecto comunista, expresado en la represión y miseria que causa hoy a su propia sociedad.

Un estudioso del fascismo, Federico Finchelstein, distingue entre el populismo clásico con Perón, Getulio Vargas, Velasco Ibarra; el Neoliberal, con Menem, Color de Mello, Fujimori, Berlusconi, Bucaram, Bukele; y el de Izquierda con Chavez, Maduro, Evo Morales, Correa, los Kirchner y Podemos en España o Syriza en Grecia. Lo cierto es que tanto populismo, comunismo, como fascismo, comparten la misma idea de que representan los intereses del pueblo y de que el apoyo popular es la única fuente de legitimación de la política y de su poder, lo que les da derecho a permanecer indefinidamente el gobierno, acabar con la oposición, judicializar la política y usurpar los otros poderes del Estado.

La gran mentira de los regímenes estalinistas o fascistas es que “pretenden trabajar para la felicidad del pueblo. “La vida es ahora mucho mejor, camaradas. La vida es ahora mucho más feliz“, declaraba Stalin en el apogeo de la miseria y del terror en Rusia . Lo que desnuda esa farsa es que en democracia, como bien decía Cornelius Castoriadis, “el objetivo de la política no es la felicidad sino la libertad. La libertad efectiva. La autonomía del individuo”.

No hay duda de que hoy el fascismo levanta la cabeza en Bolivia con un nuevo disfraz democrático. Ante esa realidad, ha llegado la hora de que los ciudadanos se expresen pacífica y democráticamente en defensa de la libertad, bajo la certeza de que sólo a través de una resistencia masiva, pacífica y unificada del pueblo boliviano, se podrá proteger la democracia y evitar que el país se convierta en otro “paraíso socialista” o más bien fascista.

Si los ciudadanos no demuestran unidad en la defensa de la democracia, estarán pronto indefensos ante la maquinaria judicial manipulada por el poder ejecutivo y difícilmente podrán confiar en que los organismos internacionales de derechos humanos ejerzan presión sobre el gobierno del MAS frente al ejercicio abusivo e ilegal del poder, como se ha demostrado en el caso de la detención arbitraria y las torturas de las que es objeto la ex Presidenta Constitucional Jeanine Añez.

A lo largo de la historia, todos lo que los ciudadanos colectivamente hacen de grande y extraordinario se hace cuando se lucha en defensa de principios, como fue el caso de la resistencia pacífica de “las pititas“ el 2019, que con su sacrifico evitaron que el país se convierta en una dictadura. Hoy los bolivianos pueden demostrar nuevamente que no están dispuestos a perder su libertad.

*La opinión expresada en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no representa necesariamente la posición oficial de Publico.bo


Cuentanos si te gustó la nota

92% LikesVS
8% Dislikes

Jaime Aparicio

Diplomático de Carrera, ex Embajador de Bolivia en los Estados Unidos

Publicaciones relacionadas