Hecho y dichoPublico.bo

Dos editoriales muestran cómo la beligerancia política del gobierno afecta a actores y sectores económicos

El Deber y Correo del Sur cuestionan la supeditación de las urgentes necesidades económicas y productivas del país.

Escucha la noticia

El Deber – El oriente excluido de un programa de apoyo

El editorial de este jueves de El Deber analiza un tema sensible en términos políticos y sobre todo económico-productivos: la exclusión del oriente del país y particularmente de Santa Cruz de iniciativas y programas de reactivación por la beligerancia del gobierno con la región más pujante de la nación. Se trata de un programa de apoyo financiero para planes de mejora integrales, orientados a promover el desarrollo productivo de las micro y pequeñas empresas preparado por el Ministerio de Desarrollo ¨Productivo y Economía Plural y la realización, hace unos días, de una Cumbre para la Reconstrucción Económica y Productiva de Santa Cruz impulsada por el gobierno nacional.

En el primer caso, el programa gubernamental de apoyo financiero a las las micro y pequeñas empresas no contempló a los departamentos de Santa Cruz, Beni y Pando, es decir a toda la región oriental del país; y en el segundo caso la Cumbre económica se efectuó sin la presencia de “los principales actores económicos de la región, esto es la Cámara Agropecuaria del Oriente (CAO), la Cámara de Industria, Comercio, Servicios y Turismo de Santa Cruz (Cainco), la Asociación de Productores de Oleaginosas y Trigo (Anapo) y la Federación de Empresarios Privados de Santa Cruz”, precisa el editorial del diario cruceño. ¿Desatino gubernamental?, por supuesto que no.

“A juzgar por esos gestos, primero el de excluir de un beneficio a las micro y pequeñas empresas del oriente boliviano y también la exclusión de los actores corporativos de la actividad productiva cruceña, daría la impresión de que se actúa con inexplicables criterios políticos que dejan por fuera a la región más dinámica de la economía boliviana”, complementa El Deber y termina su punto de vista de este jueves pidiendo a los sectores políticamente segregados a dejar el temor y decir su palabra.

Correo del Sur – Un tema importante: cuidar la economía

El editorial del periódico de la capital del país analiza la preocupación por el tema económico desde la perspectiva nacional, en específico desde la exacerbación de la guerra política que está ahuyentando más que necesarias inversiones extranjeras en exploración y explotación de nuevos campos gasíferos cuando el país enfrenta serias dificultades para cumplir los contratos con Brasil y Argentina, pero también para abastecer la demanda interna que ha ido creciendo en la última década. “Se trata de un baldazo de agua fría que debe hacer sonar la alarma del Estado”, afirma Correo del Sur.

“En el caso de ENDE (Empresa Nacional de Electricidad), se sabe que esta empresa ya había sido advertida en diciembre de 2020 para reducir su consumo de gas, pero el compromiso de disminución que debía comenzar en junio reciente fue incumplido”, apunta el texto de opinión y agrega como complemento del panorama dificultoso los “retrasos en la puesta en marcha de proyectos de generación de electricidad en los proyectos eólicos de Warnes, San Julián y El Dorado, que debían entrar en funcionamiento de manera paulatina desde abril hasta junio”.

Volviendo al razonamiento de que el clima de beligerancia política que no está ayudando a la atracción de inversiones extranjeras, Correo del Sur sostiene con preocupación que “una nación con un discurso hostil a la inversión privada, un gobierno que prioriza una agenda de trabajo politizada y no pocas veces de persecución de opositores, una justicia totalmente desacreditada y corrupta, al servicio del poder político, no tiene precisamente las mejores cartas credenciales. Esas son las señales que Bolivia está lanzando hacia la comunidad internacional y, en particular, hacia las empresas que podrían poner sus ojos en los campos gasíferos”.


Cuentanos si te gustó la nota

50% LikesVS
50% Dislikes

Publicaciones relacionadas