Hecho y dichoPublico.bo

Información y opinión: dos editoriales y un columnista reivindican el buen periodismo y el debate de ideas

El Deber, Los Tiempos y Gonzalo Chávez evalúan el papel de los medios y de los “opinadores” de cara a los lectores.

Escucha la noticia

El Deber y la buena simiente

Su editorial de este domingo resume los 68 años “largos, serenos y maduros” que transita El Deber acompañando el desarrollo de su región desde la segunda mitad del siglo pasado, cuando desprovistos de los servicios básicos los cruceños decidieron dar el salto a la modernidad con su propio esfuerzo. Recuerda que al principio el periódico era producido artesanalmente y circulaba en condiciones precarias, luego fue modernizándose hasta convertirse hoy en un liderazgo claro del periodismo boliviano “con el compromiso permanente de servicio a su comunidad cruceña y nacional a la que exclusivamente se debe y en la búsqueda insobornable de la verdad”.

“En más de medio siglo de existencia, EL DEBER ha presenciado inmutable la llegada al poder y el tránsito de más de una veintena de gobiernos de diferentes tendencias y/o lineamientos políticos”, rememora el editorial que también reafirma que en todo momento se mantuvo fiel a sus postulados y, por supuesto, eso provocó que corriera riesgos “por no inclinarse para reverenciar a los empoderados de turno”, redoblando esfuerzos para transmitir las informaciones y opiniones que la opinión pública necesitaba conocerlas.

El diario cruceño renueva su compromiso de seguir buscando la verdad con “templanza y sin doblez”. Lo hace “sostenido en su credibilidad e independencia para responder a las exigencias de sus lectores a lo largo y ancho del país” para seguir siendo como el buen pan que es elaborado todos los días “con la voluntad de Dios y el esfuerzo de hombres (y mujeres) de buena fe para pueblos que no pueden vivir sin luz”.

Un cuarto de siglo de lostiempos.com

El editorial de este lunes expresa orgullo porque el 4 de septiembre de 1996, Los Tiempos fue el primer periódico de Bolivia en ingresar al mundo de lo digital, al universo de la internet con el dominio www.lostiempos.com, cuando la red de redes comenzaba a ser explorada en el mundo y algunos diarios extranjeros habían decidido dar el gran salto. “Los bolivianos que vivían en el exterior (…) desde el primer día de su presentación hicieron de la edición digital de Los Tiempos parte fundamental de su vida cotidiana”, afirma el editorial.

El editorial explica que el crecimiento en el mundo virtual se debe a dos factores: la ventaja de acceder en cualquier momento del día a las noticias actualizadas del país y de Cochabamba y los servicios no noticiosos, como la guía de correos electrónicos, que han hecho del sitio mucho más que la versión digital del periódico impreso. “Hoy más de la mitad de los habitantes de la Tierra son usuarios de Internet, prácticamente todos los periódicos tienen su página web y hay los que solo existen en versión digital”, precisa Los Tiempos.

Y, como no puede ser de otra manera, respalda su punto de vista con datos. “Los usuarios de lostiempos.bo en los últimos 12 meses suman 14.226.616. Ellos están en todos los países del planeta. La mayor parte, en Bolivia (60%), EEUU (19,4%), Argentina, España y México (cerca de 3% en cada uno de esos países), Perú, Colombia, Chile, Brasil y Ecuador (entre 2 y 1%)”. Y concluye su editorial haciendo un nuevo compromiso: “encarar los nuevos retos, al ritmo que exige el vertiginoso desarrollo de las nuevas tecnologías, para beneficio de nuestros lectores”.

Gonzalo Chávez – “Opinadores” y otras víboras en el paraíso de la revolución

En los medios impresos y digitales la circulación de opiniones o puntos de vista de manera libre y responsable es clave para su fortalecimiento. El analista económico Gonzalo Chávez defiende en un último artículo opinión de los “opinadores”, calificativo acuñado por el exministro de Economía y Finanzas y actual presidente del Estado Luis Arce, y anota que ahora son llamados de esa manera genérica desde las esferas del poder, en lugar de referirse con nombre y apellido a quienes hacen críticas argumentadas sobre la economía del país.

Chávez pone como ejemplo del intento de las autoridades económicas del gobierno de refutar genéricamente las opiniones, sin nombrar a los autores, la asignación en derechos especiales de giro por parte del Fondo Monetario Internacional, equivalentes a 326,4 millones de dólares, que sí constituyen una deuda para el país. Con ironía, después de argumentar con información y reportes del Banco Central de Bolivia que sí habrá “un incremento de sus obligaciones de mediano y largo plazo”, recurre a la siguiente frase popular: “si parece un pato, nada como un pato, y grazna como un pato, entonces probablemente sea un pato. Y no un perro”.

El destacado economista propone que los “opinadores” sean convocados en horarios estelares al canal de televisión estatal o a medios paraestatales para comentar la coyuntura dominical en materia económica, pero como sabe que eso no ocurirá, él y otros expertos en economía seguirán diciendo lo suyo en las trincheras de las redes sociales y de periódicos plurales para que la gente elija entre la “verdad oficialista” y las ideas y cuestionamientos argumentados que plantean los denominados “opinadores”.


Cuentanos si te gustó la nota

50% LikesVS
50% Dislikes

Publicaciones relacionadas